Archivos de la categoría ‘Viajes’

Colonia,la última escapada

Publicado: febrero 7, 2021 en Viajes

Esto parece que nunca se acabe, desde que empezó esta pandemia allá por Marzo del 2020 ha sido prácticamente imposible viajar fuera de España,soy un enamorado de los mercaditos de adviento de centro Europa y en especial  los de Alemania, hasta ahora aprovechaba  algunos de mis puentes para visitarlos, al último al que fui antes de mi prejubilación y del COVID fue a Colonia la navidad del 19. Así que he recurrido a él para  escribir este post. Colonia, en alemán Köln, es la cuarta ciudad más poblada de Alemania, bordeada en uno de sus extremos  por el Rin, donde si hay un monumento que destaca es su espectacular catedral gótica.

Durante el periodo de adviento del 23 de noviembre al 23 de diciembre esta ciudad se transforma, las calles se llenan de luces navideñas y de mercadillos dispersos por un centro histórico de callejuelas empedradas donde uno no puede evitar sentir la magia de la Navidad,unido a esos olores  característicos de centro Europa, olores a vino calienteGlühwein, crepes, almendras garrapiñadas, galletas de canela, salchichas asadas, chocolate caliente… Los olores de la Navidad.

Nosotros solo estuvimos en cinco de los siete mercadillo, donde pudimos respirar ese ambiente típico navideño, cada uno con su encanto especial, todo un contraste con lo vivido estas últimas navidades durante la pandemia

Que mejor manera de empezar nuestro recorrido que en el Mercado de la Catedral (Weihnachtsmarkt am Kölner Dom),espectacular en sí mismo por su catedral de 157 metros y presidido por un espectacular árbol y con más de cien puestos donde se puede comprar cualquier cosa relacionada con la Navidad, juguetes de madera, adornos, bolas, y disfrutar de la típica gastronomía alemana,esas salchichas que tanto nos gusta acompañadas de una buena cerveza.Pero donde realmente desprenden su magia los mercados es por la noche, con todas sus luces y el encanto de las casetas iluminadas.A doscientos metros de la catedral,cerca de nuestro hotel,encontramos El Mercado del Casco Antiguo (Weihnachtsmarkt Kölner Altstadt. Heimat der Heinzel), un mercadillo autentico, uno de los que más nos gustó, donde la temática principal es Santa Claus, con un encantador teatro de marionetas y sus puestos de madera con figuras impresionantes.Se cuenta que en este lugar vivían y trabajaban los duendes (Heinzelmännchen) así que el mercado hace honor al mundo de los gnomos decorado con motivos que recuerdan a estos simpáticos personajes. No le falta su noria y una pista de patinaje.

Siguiendo en la margen izquierda del río a un kilómetro aproximadamente, prácticamente en el centro de Colonia e incrustado en unas de las calles comerciales más famosas se encuentra el mercadillo más antiguo de Colonia, el Mercado de Navidad de los Ángeles (Markt der Engel, Weihnacht auf dem Neumarkt). Por todo el mercado se puede contemplar esta figura en forma de decoración e incluso en algunas personas, un mercado con pasillos anchos permiten pasear con menos aglomeraciones, con  más de 1000 luces parpadeantes que cuelgan de las ramas de los árboles que están a lo largo de toda la plaza iluminando a un centenar de puestos decorados elegantemente.Silvia siempre que puede se toma su taza de Glühwein (vino caliente especiado) y si quieres llevarte un recuerdo barato por 3 € más o menos te llevas la taza o el vaso conmemorativo, nosotros tenemos ya unas cuantas tazas.

A unos 10 minutos del mercado de los ángeles llegas a Rudolfplatz ,una plaza presidida por una imponente puerta del siglo XIII  la puerta Hahnentorburg. donde se encuentra el Mercado de Navidad de los cuentos (Märchenweihnachtsmarkt auf dem Rudolfplatz),este es el mercado  dedicado a los pequeños. Todo el mercado, así como su decoración está basado en los cuentos de los famosos Hermanos Grimm. Tiene aproximadamente 60 puestos. Además Papa Noél visita el mercado para recoger las cartas de los niños el día 8 de diciembre de 16:30 a 17:30h.

Para terminar nuestra búsqueda, nos dirigimos al río buscando el Mercado de Navidad del Puerto (Kölner Hafen Weihnachtsmarkt) y Museo del Chocolate. Se encuentra en la orilla del río Rin y frente al Museo del Chocolate, se llega a él atravesando un puente metálico.Te encuentras con un mercado de temática marítima, las tiendas blancas de la pagoda se asemejan a las velas arrizadas, y el personal se viste con uniformes de marinero, además una especie de galeón está atracado en la orilla, el mercado no es muy grande y a diferencia de los otros,hay una gran variedad de pescados a elegir y comer entre pan , fritos, crudos y como no chocolate, en los puestos hay cosas inimaginables hechas de chocolate que da pena hasta comérselas.Aprovechamos esta escapada para ver a nuestra sobrina Lara que estaba estudiando en Bochum y pasamos un día con ella, viendo otros mercadillos, no tan grandes y espectaculares como los de Colonia pero no menos bonitos.Había leído sobre el ambiente y los locales de Jazz en Colonia, así que le pregunte a Lara por un local con música en directo y su recomendación no pudo ser más acertada, Papa Joe´s JazzLokal,un local en el nº 37, de Buttermarkt, justo detrás de nuestro hotel, el local de Jazz más antiguo de Alemania con actuaciones en directo gratuitas todos los días de la semana, solo pagas la consumición.Cuando entramos nos quedamos con la boca abierta, un local no muy grande con una decoración cargada con cierto aire vintage, paredes y techos decorados, todo el local lleno de fotografías, carteles e instrumentos colgados y unas pequeñas plateas de madera a lo largo del local, elevadas ligeramente y llenas de gente bebiendo cervezas.Al fondo, un pequeño escenario donde casi no cabían los músicos junto con sus instrumentos:contrabajo, clarinete, batería, guitarra, trompeta, saxo… una banda, donde sus componentes eran un grupo de abuelos encantadores.La hermandad del Jueves se confina, justo nos ha venido terminar nuestro campeonato del mentiroso, otro daño colateral de este “puto ” virus, la suspensión de nuestras cenas de “El Jueves” y por lo supuesto nuestras posteriores partidas, un campeonato del año pasado  sin un claro ganador siendo ex aequo el primer puesto para el hermano cantero y el hermano eólico  

Azores 2ª parte “San Miguel”

Publicado: diciembre 1, 2020 en Viajes

Han pasado más de quince meses desde que hice mi viaje a las Azores, unos meses durante los cuales todo ha cambiado y los viajes han pasado a ser un deseo más que una realidad, finalmente he tenido que echar mano de mis notas para recordar y poder escribir mi segunda y última entrega, San Miguel la isla de mayor superficie  conocida como Isla Verde en honor al color que predomina en toda su extensión debido principalmente  a sus numerosas praderas por donde pastan las famosas vacas azorianas, una isla donde la mayoría de sus habitantes viven de la agricultura, la ganadería, la pesca y donde el turismo aun es sostenible, a pesar de tener un origen volcánico, la vegetación es diversa y de clima subtropical húmedo, con numerosos atractivos, extensos lagos naturales en el interior de calderas, volcanes dormidos, llamativas fumarolas, deliciosas aguas termales, cascadas o plantaciones de té “Cha”, son algunos de los paisajes que pudimos ver durante los cuatro días que estuvimos en esta isla.Nos despedimos de Terceira y en poco menos de una hora ya estábamos en  la Isla de San Miguel. Como luego pudimos comprobar,el principal atractivo de esta isla es su naturaleza,aun así,dedicamos un tiempo a conocer su capital.Llegamos pronto  a Ponta Delgada, unas nubes negras nos recibieron, que unido al color peculiar de la ciudad, de casas blancas decoradas con piedra volcánica negra, le daban cierto aire “tétrico” ,no en vano esos colores son  el sello de identidad de la ciudad,aun así,  encontramos rincones con encano y algunos con ese aire decadente que tanto me gusta.

Las Portas da Cidade,en el centro de la ciudad,construidas en el s XVIII  al lado del antiguo muelle.  ahora paseo marítimo, son un excelente lugar para empezar a pasear, cerca de ellas se encuentran lugares interesantes.Detrás de las Puertas da Cidade, la Iglesia de San Sebastián, con una bonita fachada de estilo manuelina.A tan solo unos pasos encontramos el Ayuntamiento, presidido por la figura de San Miguel Arcangel, patrón de la isla.Bastante cerca  encontramos otro edificio con una fachada impresionante, el antiguo Convento de Santo André que data del s XVI y desde 1930 Museo Carlos Machado, uno  de los más importantes de las Azores.En nuestro recorrido, llegamos al Campo de San Francisco, una plaza que alberga numerosos puntos de interés entre los que se encuentra la Iglesia de San José, el Convento de Nª.Sra. de la Esperanza o la Iglesia del Cristo de los Milagros, no es que yo sea muy religioso, más bien todo lo contrario, pero siempre me ha atraído el aspecto cultural de todas las religiones, la verdad es que Ponta Delgada está repleta de iglesias, conventos y pequeñas ermitas, estas son solo algunas de las que vimos en nuestros paseos por la ciudad.Recorrimos parte de los tres kilómetros de un paseo marítimo que  bordea el centro de la ciudad, dejando a un lado los típicos barcos pesqueros y del otro sus singulares edificios con sus típicos colores, blancos y negros, prácticamente al principio, entre otros lugares, te encuentras con el Fuerte de Sao Brás, un puesto de vigilancia que tuvo gran relevancia como defensa ante piratas y corsarios.Entre el paseo y la plaza está el  Monumento al Emigrante ,más adelante, a mitad del paseo está el puerto, donde se pueden contratar las famosas excursiones que salen para el avistamiento de ballenas y delfines.Los días siguientes nos esperaba disfrutar del gran atractivo de esta isla, su “naturaleza”, Empezamos con una excursión por el oeste de la isla, que no pudo salir mejor, el conductor Nuno, una persona que no nos hizo el típico recorrido y que durante todo el viaje nos estuvo contado historias y animando con numerosas anécdotas y Gloria  e Ismael una pareja de portugueses de Braga que habían emigrado a Stutgart y que ya nos acompañarían durante todo el viaje.Empezamos nuestro trayecto tomando la carretera que va desde Ponta Delgada a Sete Cidades, recorrer el interior de São Miguel implica ir dejando a izquierda y derecha prados y mas prados en los que las vacas pastan ajenas a cualquier visitante, no en vano la ganadería es uno de los grandes pilares de la economía de esta isla, hay miles de vacas, así como varias fábricas donde preparar derivados de la leche como yogures, mantequilla o simplemente su carne.Llegamos  al Miradouro do Pico do Carvão y  a pesar de estar un poco nublado aún pudimos disfrutar de unas esplendidas  vistas  con el  verde como color dominante. San Miguel  no es una isla de grandes montañas o picos, de hecho, el punto más elevado mide poco mas de mil metros ,el Pico da Vara, pero tiene numerosos “miradouros” donde parar tranquilamente y contemplar naturaleza en estado puro.Por la misma carretera que va hacia  Lagoa do Canario,antes de llegar, a la derecha, junto a la carretera te topas con un impresionante acueducto cubierto de musgo, conocido como el Muro das Nove Janelas,(Acueducto do Cãrvao) que se usaba para llevar agua a Ponta Delgada.Seguimos hasta el Lagoa do Canario, 1 de los 12 lagos más importantes de São Miguel. Se encuentra rodeado totalmente de cientos, quizás miles de ejemplares de pinos de Norfolk que actúan como barrera visual hacia otros lagos o volcanes .

Desde allí, salen unas cuantas rutas de senderismo, nosotros cogimos un sendero que te lleva a uno de los miradores más bonitos de Sao Miguel, el Miradouro da Boca do Inferno. Caminar por el estrecho sendero que conduce al mirador es toda una experiencia en sí pues éste se pierde en el horizonte fundiéndose con el mar.Desde este impresionante balcón se observa el interior de la caldera y el pequeño pueblo de Sete Cidades pero lo primero que ves es el  Lagoa de Santiago (a la izquierda de la imagen).Continuamos nuestro camino y nos dirigimos a otro mirador, quizás uno de los más importantes de San Miguel, el Miradouro Vista do Rei, donde pudimos disfrutar de unas vistas espectaculares pues se divisa perfectamente  tanto la aldea de Sete Cidades como ambos lagos, el Lagoa Azul y Lagoa Verde.Después de un buen rato disfrutando de las vistas y la naturaleza, continuamos nuestro camino hacia Sete Cidades no sin antes escuchar una de las muchas historias que nos contó Nuno, “Cuenta la leyenda que se formaron por las lágrimas de los ojos de un pastor con ojos azules y de una princesa de ojos verdes cuyo amor era imposible”.Cuando desciendes a Sete Cidades no eres consciente de que realmente estas dentro de un crater, es impresionante, el pueblo es muy pequeño y con poco atractivo turístico, excepto la Iglesia de San Nicolás, que estaba al lado de donde queríamos comer, la iglesia estaba al final de un pequeño paseo engalanado de banderas y bordeado a los lados por arboles de gran tamaño con infinidad de hortensias en sus bases.Después de comer, dimos un pequeño paseo por los alrededores, cruzando el Puente Dos Regos que es el que separa los dos lagos.Aparcamos el coche al lado del lago y paseamos por las lagunas, había gente tomando el Sol, haciendo kayak, y paseando, resumiendo un paseo por Lagoa Azul idílico.

Después de disfrutar de los grandes protagonistas del norte de la isla, sus lagos, crateres y toda la naturaleza que los envolvía, abandonamos el interior y nos dirigimos hacia la costa oeste, esta zona merece una visita, especialmente por sus privilegiadas vistas, nos acercamos a la Playa de Mosteiros, una pequeña playa de arena volcánica y de agua templada transparente y con sus piscinas naturales, todo ello  en un entorno natural magnífico.Las rocas de Mosteiros presidiendo el horizonte, son un conjunto de cuatro grandes rocas, son los restos de un volcán submarino que alguna vez fue imponente, actualmente está en gran parte desmantelado por la erosión marina.En São Miguel  hay cantidad de miradores, a diferencia de los del interior, en la costa inicialmente eran utilizados para el avistamiento de cetáceos, hoy son reclamos turísticos desde donde ver paisajes únicos.Después de Mosteiros ya de regreso a Ponta Delgada aun paramos en algunos de ellos, el mirador Ponta do Escalvado con vistas a la costa oeste y al pueblo de Mosteiros hacia el norte,un lugar donde admirar parte de la bonita costa de esa zona de la isla.El mirador de Ferraria desde dónde se contempla el Faro de Ponta do Ferraria.Siguiendo por esta carretera de la costa aun pudimos ver algunas piscinas naturales más,por supuesto todas ellas gratuitas.Terminamos el día tomándonos unas copas  en el puerto con Gloria  e Ismael nuestros nuevos amigos portugueses.Tercer día en San Miguel, con destino final las furnas y su famoso cocido,salimos temprano e hicimos nuestra primera parada a apenas 7 km,en el Forte de San Caetano, una construcción del siglo XVII utilizada para defensa de la costa, junto al fuerte, vimos unas curiosas esculturas de piedra en forma de T mirando al océano.Ya en el norte de la isla, la Playa de Santa Bárbara, una de las más bonitas de las Azores, paraíso de todos los aficionados  de los deportes acuáticos, su  excelente ubicación  hace que los vientos favorezcan  la formación de espectaculares olas, perfectas  para todos los amantes del surf.Esta parte de la costa está llena de estupendas playas y miradores con vistas espectaculares, a unos 6 Km.se encuentra el Mirador de Santa Iria, otro de los más impresionantes de la isla,donde se puede ver  la costa norte Atlántica y las extensas plantaciones de “Cha”.La isla de San Miguel cuenta, en su costa norte, con las dos únicas plantaciones de té de Europa para fines industriales. Nosotros elegimos la Fábrica de Té de Porto Formoso,la entrada a la fábrica se hace por un pequeño pasillo rodeado de vegetación donde además de la producción de té se puede disfrutar de un pequeño museo en el que se ofrecen visitas guiadas, la visita acaba en un bonito salón donde se ha reproducido una cocina típica de San Miguel y te invitan a tomar alguno de sus Tés.Desde su terraza, disfrutamos  de unas vistas magníficas de las plantaciones de té, el pueblo de Porto Formoso y por supuesto hortensias.De camino a Furnas paramos en el Mirador de Pico do Ferro que ofrece unas vistas inigualables del Valle, el pueblo y su laguna, un espacio natural de una vegetación exuberante, y de una flora espectacular y donde empezamos a ver ya  las primeras fumarolas.

Hicimos un pequeño recorrido por el pequeño pueblo de  Furnas que era donde íbamos a comernos el famoso cocido, una zona donde su principal atractivo son sus fumarolas. Se trata de charcas de agua hirviendo, debido a la actividad volcánica del subsuelo. Éstas emanan un vapor con olor a azufre, muy característico en este tipo de aguas termales.

Cada restaurante tiene su hoyo donde con su propio calor preparan su famoso cocido,para ello, entierran las ollas con los ingredientes en agujeros en el suelo y los dejan ahí varias horas hasta que la comida está lista para servir. Alrededor de las 12 del mediodía, los trabajadores aparecen de nuevo para desenterrar y retirar las cacerolas. El cocido de Furnas es a base de carne de cerdo, pollo, verduras, arroz y chorizo.Después de comernos el espectacular cocido, antes de volver a Ponta Delgada,dimos una última  vuelta por la orilla del lago para disfrutar de la naturaleza de esta  maravillosa isla que bien tiene ganado el apelativo de “Isla Verde”Nos despedimos de ella de la misma forma que nos despedimos en Terceira, con un concierto de Jazz en la plaza del ayuntamiento.Un post algo extenso, quizás por el hecho de que haya sido un viaje donde he descubierto las Islas Azores, unas islas fantásticas, de un color y naturaleza impresionante, un destino que nunca imagine que me pudiera gustar tanto y que por cierto recomiendo.Actualizo la estadística del mentiroso, no sin algún contratiempo en su confección, pero como diría aquel, “los últimos serán los primeros” sobre todo si el hermano bibliotecario sigue llevando orujo del “Tío Vicente”.

Azores 1ª parte ” Terceira”

Publicado: agosto 30, 2020 en Viajes

Pasados unos meses del inicio de mi nueva normalidad (prejubilación),vuelvo a escribir en el Blog y ¡Qué mejor manera que con un post de viajes y fotos!, dos de mis pasiones.
Aunque con un poco de retraso, un post de mi viaje del verano pasado, Las Azores, fue a Silvia a quien se le ocurrió después de leer varios artículos y ver algunos reportajes sobre este destino, yo nunca había mostrado el más mínimo interés por estas islas, que la única referencia que tenían para mí era el famoso “Anticiclón de las Azores”, ¡Pero qué equivocado estaba!, estas islas son mucho más, unas islas donde todas ellas son pura naturaleza, un increíble espectáculo natural, impresionantes paisajes, cráteres, aguas termales, piscinas naturales, lagunas, bosques, cascadas, donde el verde intenso es el color predominante. a los que hay que unir otros atractivos ,aunque nosotros no pudimos disfrutar de ellos, como son los relativos a sus fondos marinos, avistamiento de ballenas y delfines paseando por sus aguas.
Un archipiélago de nueve islas a casi 1.500 kilómetros de Lisboa, de las cuales nosotros elegimos dos, Terceira y San Miguel, dos islas que tienen tantas cosas en común como de diferentes.
Nuestro primer destino fue la isla de Terceira.
Aterrizamos en el aeropuerto de Lages, al norte de la isla, que se encuentra a 20km de Angra do Heroismo, su capital, un taxi nos dejó en la Praça Velha donde se encontraba nuestro hotel, una amplia plaza, pavimentada con los típicos baldosines blancos y negros, desde el punto de vista arquitectónico es muy atractiva, con casas de fachadas pintadas con alegres e historiados balcones con rejas de forja, muchos de ellos adornados con macetas y flores, en unos de los extremos de la plaza está el ayuntamiento construido en 1866,la ciudad estaba en fiestas, toda engalanada de luces y había una gran tarima para las actuaciones nocturnas.
En definitiva un lugar ideal para tomarse una cerveza y empezar a conocer una ciudad con un casco histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1983, así que había mucho que ver y nos pusimos “pies a la obra”, al poco tiempo ya nos dimos cuenta que nos iba a gustar al ser una ciudad pegada al mar, fuimos a buscarlo, caminando por la calle Direita, una de las calles principales que conduce hasta la bahía y la Marina, el trayecto fue de lo más entretenido, callejuelas estrechas y empedradas , flanqueadas por alegres casonas de pocas alturas y de color blanco con cornisas y marcos de colores. Prácticamente en la bahía se encuentra la Iglesia de la Misericordia, muy vistosa, del siglo XVIII, de colores azul y blanco de fachada alta y estrecha con un arco coronado con el escudo real.Justo en frente se encuentran la Estatua de Vasco de Gama y las Portas da Cidade.Seguimos caminando hasta llegar a una de las principales calles de la ciudad, la Rua Da Se para llegar finalmente  a la Se ó Catedral del Salvador, (1568-1618) el monumento más grande de las Azores.
Llegado a este punto de nuestro recorrido, se iba a producir un acontecimiento que iba a condicionar toda nuestra estancia en Terceira, entramos en un cafe-pasteleria que estaba enfrente de la catedral y allí conocimos a Elena, la dueña del local, una amable señora que no informó de todas las cosas que nos hacían falta, coche de alquiler, visitas ,restaurantes, fiestas. Al final todas sus recomendaciones nos fueron de mucha utilidad ¡Gracias Elena!

A espaldas de nuestro hotel, se encontraba  el Parque Botánico do Duque da Terceira, un parque   repleto de estanques, fuentes, palmeras, magnolios y floridos jardines, donde se mezclan los estilos, uno tipo francés en su parte baja (de mosaico geométrico) e Inglés en su parte superior. Un autentico jardín botánico  con una gran variedad de plantas exóticas, entre las que destacan cafetos (Coffea), eucaliptos, araucarias, dragos, perseas americanas con aguacates, tiles, y laureles, todo ello debido a las características del suelo de las azores ha proporcionado unas condiciones excepcionales para el crecimiento de plantas de todas partes del mundo.

Nos había comentado Elena que por la noche se celebraba un festival de música y bailes típicos, todo ello con trajes “regionales” en  ” Los Jardines del Duque de Terceira”, al estar al lado del hotel (en su parte trasera),nos pareció una propuesta interesante así que allí acabamos nuestro primer día.

El segundo día tocaba conducir, una isla bastante pequeña con  carreteras en buen estado y  poco tráfico donde conducir es un placer, haciendo paradas constantes, apenas a siete kilómetros de Angra, São Mateus da Calheta, pueblo pesquero en el que sus habitantes siguen viviendo de la pesca y la ganadería donde Elena nos comentó  que si queríamos comer pescado fresco es el sitio ideal, en él, se encuentra Beira Mar, el mejor restaurante de la isla, hicimos nuestra primera parada nos acercamos a la orilla del mar, una orilla llena de piedras volcánicas de color negro.Después de un pequeño recorrido por el pueblo continuamos por el suroeste de la isla, disfrutando del verde como único protagonista, un sinfín de pequeñas praderas delimitadas con las negras rocas volcánicas donde pastan plácidamente las vacas´.Llegamos a Doze Ribeiras donde paramos para fotografiar sus espectaculares imperios, Império do Divino Espírito Santo,aquí los imperios son una religión, en apenas una hora ya habíamos visto cinco, por cada pueblo que pasas además de la iglesia, te los vas encontrando, pequeñas y coloridas edificaciones, donde en su interior hay un pequeño altar dedicado al espíritu santo, en la fachada se suele poner su nombre y su fecha de edificación, antaño eran un lugar de reunión vecinal, Terceira es la isla donde hay más, un total de 68, construidos entre 1670 y 1998.

Se estaba nublando y llegamos con una fina lluvia a la Ponta Do Queimado, este cabo marca el extremo occidental de la Isla, una carretera estrecha bordeada de cedros nos llevó hasta una pequeña explanada en la orilla del mar desde donde unas escaleras te conducen al final de de un camino de menos de 2 km que atraviesa un extraño paisaje volcánico resultado de la erupción del Pico de Santa Barbara en 1761, para llegar a un viejo faro renovado.Seguimos nuestro viaje y nos dirigimos al punto más alto de la isla La Sierra de Santa Barbara, 1.021.mt, nos adentrarnos por un camino bordeado por un bosque de criptomerias para salir a una zona más abierta pasando por pastos y campos de  hortensias que parecen que vivan en una perpetua floración.

A medida que íbamos subiendo, la niebla se hacía más espesa, terminaremos llegando a lo alto de la montaña donde habían unas enormes antenas de telecomunicaciones y un pequeño mirador, la niebla nos impidió disfrutar de unas vistas seguro que espectaculares (mala suerte).Para llegar a nuestro siguiente destino seguimos la misma carretera que va a la cueva Algar do Carvão, donde hay una indicación hacia las Furnas do Enxofre.

La visita consiste en recorrer un verde paraje volcánico con fumarolas  que salen de entre las piedras y la vegetación, dejando un olor a azufre durante parte del recorrido, (producidas por la actividad volcánica de estas islas),hay que seguir un sendero perfectamente marcado de apenas unos 600 metros, que recorre toda la zona, acondicionado con carteles explicativos y barandillas de madera,un paseo precioso, nosotros llegamos un poco tarde, es recomendable ir a visitarlo lo más temprano posible para poder disfrutar de las fumarolas en su máximo esplendor, ya que debido a las bajas temperaturas las fumarolas se ven con mayor intensidad.

Dejamos el centro de la isla y nos dirigimos al nordeste, concretamente a Biscoitos, famoso por dos cosas, sus piscinas naturales y su vino de Verdelho.
Aparcamos en el pequeño puerto donde solo vimos  un puñado de barcos, nos acercamos a la orilla de un mar de diferentes tonos azules donde  la fuerza del Atlántico ha ido penetrando en la roca volcánica formando recovecos donde bañarse pero solo pudimos ver algún valiente , el mar estaba picado  y el oleaje no invitaba al baño.

Cerca de la costa vimos unos cultivos muy curiosos, pequeñas parcelas acotadas con muritos de roca negra volcánica donde cultivaban vid, que por cierto tenían un aspecto esplendido, en estas plantaciones se cultiva uno de los vinos más famosos de Portugal , “el vino de Verdelho”.Seguimos un rato bordeando los acantilados de esta parte de la costa y pasados  cinco kilómetros,  llegamos a Quatro Ribeíras, donde nos volvimos a encontrar otras piscinas naturales, menos populares y más pequeñas que las de Biscoitos pero quizás con mas encanto, parece como que la mano del hombre ha trabajado un poco menos.Dejamos la costa y nos dirigimos hacia el interior ,nuestra siguiente parada, una de las postales más típicas de Terceira el Miradouro de la Sierra de Cume, con unas vistas espectaculares de casi toda la Isla, verdes praderas en forma de cuadriculas divididas por piedras volcánicas.

Del interior de la isla  nos dirigimos a la  costa, Praia da Vitória, situada a unos 20 km de Angra, en la costa este de la isla, fue capital de Terceira hasta 1476,estaban en fiestas y nos fue complicado entran en la ciudad  y empezaba a ser tarde, así que seguimos y antes de llegar a Angra hicimos una última parada en el Miradouro Cruz do Canario (Porto Judeu): al frente, se visualiza el Monte Brasil en Angra do Heroismo y el islote más grande de las Azores, el Ilhéu das Cabras, conocido como islote único pero que comprende dos accidentes geográficos: el Ilhéu Pequeño y el Ilhéu Grande.Por supuesto seguimos viendo en este tramo “Imperios” curiosos,los de Porto Martins y los de Porto Judeu.

Ultimo día en Angra y nos quedaban cosas importantes por ver, así que recurrimos a una de las indicaciones de “Elena”, un amigo suyo Josef, hacia tours por la ciudad con su Tuck-Tuck “Tuck Angra Tour”.Como es natural en estos casos, Josef nos fue contando historias y curiosidades durante un trayecto que duró aproximadamente tres horas, paramos en la Fortaleza de São Sebastião, que fue la primera fortaleza de mar en la ciudad , su principal misión fue almacenar el oro y la plata que llegaba desde las Américas y que hacía escala en Angra do Heroismo, ahora es el parador de la ciudad, pudimos disfrutar de unas vistas de las cuales sobresalían tejados rojos y sus dos iglesias más importantes,la Catedral del Salvador, (La Sé) y la Iglesia de la Misericordia.Continuamos hasta El Obelisco del Alto da Memoria, construido con las piedras del antiguo castillo de Moinhos (molinos), fue erigido en 1856, en honor al paso de Don Pedro IV por la isla, en el período de la Guerra Civil Portuguesa. La primera piedra para su construcción fue una de las que el emperador había pisado cuando desembarcó en 1832. Un sitio tranquilo y con buena vista panorámica sobre la ciudad.Pero si hubo un sitio de los que vimos que mas nos impresionó ese fue El Monte do Brasil, considerado como el pulmón verde de la ciudad, visto desde la ciudad no parecía tan alto, pero cuando empezamos a recorrerlo te das cuenta que es un continuo sube-y-baja, su formación se debe a un cono volcánico hundido, que está rodeado por unos 4 kilómetros de muralla, hicimos unas cuantas paradas durante el trayecto y vimos cantidad  de senderos en medio de una gran vegetación que invitan a perderse por ellos.Como detalle histórico decir que ,El monte se remonta a la ocupación española de la isla. Felipe II mandó construir a finales del siglo XVI la Fortaleza de São Filipe (posteriormente renombrada São João Batista) en la base del Monte para servir como elemento de defensa. El muro exterior mide 4 km de largo y cuenta con 400 puestos de defensa para artillería, paramos delante de la Ermita de Santo António construida en 1615  y seguimos hasta el final de la pista.Continuamos hasta llegar a otro punto con unas espectaculares vistas,un lugar dominado por una estatua de cuerpo entero que resultó ser de Alfonso VI.
Subimos hasta el Pico das Cruzinhas que además de tener unas buenas vistas de Angra, alberga piezas antiguas de artillería antiaérea de la 2ª Guerra Mundial y el monumento al V Centenario de la colonización de Terceíra, mientras tanto Josef disfrutaba contándonos historias de su ciudad.Terminamos nuestro recorrido cerca de la  Catedral del Salvador donde nos despedimos de Josef. Eran las dos y media y habíamos reservado para comer en un típico restaurante al lado del mar “Bieira Mar” donde nos dimos un pequeño homenaje, curiosa la sopa de pescado servida en el interior de una hogaza de pan y probamos también las lapas bravas, el marisco más popular de estas islas, de mayor tamaño que la lapa común que conocemos y de textura más tierna, se pueden comer crudas, pero nosotros, nos las comimos  grelhadas, asadas en una sartén con rejilla, cubiertas de una ligera salsa de ajo y guindilla, exquisitas.

        Después de comer aun dimos un último  paseo, unas vistas de la bahia, un curioso mercado de la ciudad  “Mercado Duque de BraganÇa“.

      Terminamos nuestra estancia en Terceira, en La Praça Velha sentados en una terraza enfrente del ayuntamiento viendo una actuación de un grupo de Jazz local.Al día siguiente partimos hacia nuestro siguiente destino, la isla de San Miguel, pero eso será otro post.
El COVID no ha impedido que sigamos con nuestras cenas de los jueves y con sus correspondiente partidas de Mentiroso, actualizo la estadística donde no figuran dos partidas sujetas a investigación.

Algo mas que Estrasburgo

Publicado: abril 21, 2020 en Viajes

Después de unos  inicios dubitativos, no fue hasta el viernes tras declaración de “Estado de alerta” y  la aplicación del confinamiento , cuando fui consciente de la magnitud de la nueva situación.
Tocaba adaptarse a ella, en principio quince días sin poder salir de casa (solo para comprar), requieren un nuevo planteamiento del día a día, lo que últimamente está muy de moda en llamar “rutinas”.
Así es  como comenzaba el post hace 38 días, hoy cuando estoy acabándolo han cambiado mucho las cosas, incluidas mis percepciones, nada que ver con los quince días iniciales de confinamiento,llevamos ya 38 y en principio quedan 14 más, sin tener en cuenta “la desescalada” todo ello nos va a llevar a un cambio en nuestros modos de vida, principalmente en lo relativo a las relaciones humanas, pero este tema ya lo abordaré en un próximo post, porque tiempo voy a tener.

Entre muchos de mis objetivos, estaba retomar y actualizar “El Blog de Sento”, después del post “Cracovia una gran escapada” publicado hace aproximadamente un mes, me había quedado pendiente una de mis mejores escapadas, “Mercadillos navideños en Estrasburgo, que se celebran durante las cuatro semanas previas a la Navidad.
Ya teníamos saturada Alemania, así que aprovechando el puente de Diciembre, nos fuimos con Rafa y Mari Cruz allí , algunos de sus mercadillos están considerados de los más antiguos de Europa, el tradicional Mercado del niño Jesús que se celebra desde el año 1570 es uno de los de más solera del mundo y su fama es equiparable a la de otro gran mercado de Europa, el de Nuremberg,todo ello unido a que desde 1988 es Patrimonio de la Humanidad,apuntaban a una buena escapada.Cogimos un vuelo con Ryanair a Frankfurt,hicimos noche cerca del aeropuerto y a la mañana siguiente con un coche alquilado recorrimos los 220 Km que nos separaban de Estrasburgo.
Habíamos cogido un aparta hotel céntrico a unos diez minutos de La Petit France, en la margen derecha del río, los  lugares más interesantes, donde se encontraban prácticamente todos los mercadillos,estaban al otro lado, en la Grande Ile, una isla comunicada por varios puentes, así que nos dirigimos a conocer la ciudad.La capital de  Noel monta diez mercadillos repartidos por las plazas y calles más emblemáticas de su bello casco histórico.
Lo primero que nos sorprendió fue la cantidad de policía que había en los puentes, para entrar y salir de La Grande-Île, pasamos algún control de seguridad donde nos revisaron las mochilas y los bolsos.Cruzamos el Pont de Saverne  y por la Rue 22 de Noviembre nos dirigimos hacia el Mercadillo de la Plaza Kleber, una de las más importantes de la ciudad y donde se encuentra el ayuntamiento, fue nuestro primer contacto con la Navidad, en el mercadillo de esta plaza se ubican los puestos de las ONGs, aquí nos encontramos con dos de los símbolos más característicos de la Navidad, una pista de patinaje sobre hielo y un impresionante árbol de 30 metros,

Estaba anocheciendo y la luz se iba apoderando de la ciudad y en algunas zonas era realmente espectacular ,como en los alrededores de la Catedral o en la Calle del oro, un pasaje entre cuatro calles, algunas muy estrechas, con un gran número de joyerías (de ahí el nombre),en Navidad es una de las más iluminadas.
Todo un espectáculo de luz y motivos navideños, gran cantidad de tiendas de artesanía y souvenirs navideños, todo con con un encanto especial, construcciones hechas de madera  con su exterior e interior decorados
La calle Merciere, que lleva a la Catedral, es una calle  preciosa y decorada de una manera espectacular.
Uno mira al final de la calle y se queda con la boca abierta, La catedral de Notre Dame de Estrasburgo declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988. Cuando la tienes ante tus ojos es cuando te das cuenta de la envergadura de la construcción,imponente y preciosa.
Desde finales del siglo XVII está consagrada al culto católico de la Virgen María, tras un período de culto protestante iniciado en el siglo XVI. Fue construida a lo largo de cuatro siglos, entre 1015 y 1439 y es considerada ejemplo de la arquitectura del arte gótico tardío.Su única torre campanario culmina a 142 metros de altura y se convirtió en la obra arquitectónica más alta del mundo durante más de dos siglos.
A pesar de ser de los mas pequeños,debido al estar a los pies de  su magnífica catedral gótica, El Mercado de la Catedral puede que sea de los más concurridos, repleto de puestos maravillosamente decorados con muérdago y muy bien iluminados, en él había sitios donde se puede comer y cenar, la mayoría de ellos ofrecen salchichas, bretzels, dulces, glue wein…
También cuenta con puestos de artesanía.En la parte oriental de la catedral había instalado un  belén y enfrente una pequeña noria.
Situado detrás de la Catedral y frente al río llegas al Mercado de las delicias de Nöel de Alsacia (Plaza du Marché aux Poissons),un mercado con una bonita iluminación y más pequeño que los anteriores, de apenas una docena de puestecillos, centrado en mostrar parte de la gastronomía alsaciana. Aquí encontraréis pan, vinos, cervezas artesanas y productos como el foie gras procedentes de las granjas de la región.

De vuelta al hotel, cerca de la catedral,en la plaza Gutember  nos encontramos con el Mercado del país invitado, este año era Finlandia, numerosos puestos de ahumados, el lugar es precioso ya que los puestos se arremolinan entorno a un árbol sicodélicamente iluminado y a la famosa estatua de Gutenberg.A la mañana siguiente nos levantamos pronto y fuimos a la zona de la “Petite France” uno de los rincones con mas encanto de la ciudad, antiguo barrio de curtidores y molineros, lleno de casas con entramados de madera y patios interiores  al más puro estilo renano.Está delimitada por el puente de Saint Martin y los puentes cubiertos, cuatro torreones del siglo XIV.
Callejeamos por sus estrechas callejuelas empedradas,

Caminamos por la Rue de Moulins y cruzamos puentes de madera hasta llegar al puente de Saint Martin que atraviesa el rio III afluente del Rin,  donde hay unas vistas esplendidas de las casas, de la esclusa y del salto de agua.

El objetivo principal de nuestro viaje,era visitar los mercadillos navideños, en esta época toda la región se vuelca con la Navidad ,los propios ciudadanos decoran de forma espectacular todos los rincones de sus pueblos (incluidas sus casas),después de dos días en Estrasburgo, para completar nuestra escapada elegimos dos pueblos que están a apenas a 80 Km y considerados de los más bonitos de Alsácia, así que al día siguiente cogimos nuestro coche alquilado y nos dirigimos a  Colmar y Eguisheim.
Nuestra primera para fue en Eguisheim, un precioso pueblo medieval famoso entre otras cosas por su Pigeonnier (un viejo palomar)Este pueblo tiene una forma singular, y es que, sus calles se han trazado de manera circular. Con finalidad económica y financiera, en el que en cada anillo había un gremio comercial concreto,siendo el centro de la villa la plaza du Chȃteau Saint-Léon. Esta plaza sirvió de inspiración para la película de Disney “La bella y la bestia”, por supuesto tiene un bello mercadillo navideño.

La lluvia no impidió que callejeáramos por sus estrechas y empedradas calles, todas decoradas y engalanadas con motivos navideños.

A 5Km de Eguisheim está Colmar, para muchos uno de los pueblos más bonitos de Alsacia, en si mismo ya es un espectáculo, pero cuando llega la Navidad se transforma y se convierte en un pueblo de cuento de verdad. Ya son muchas las escapadas que hemos hecho para ver Mercados Navideños por Europa,esta puede que sea de los mejores.Es un pueblo que invita a caminar tranquilamente, cosa difícil en nuestro caso debido al gran número de turistas que nos íbamos encontrando (como nosotros),las calles y arquitectura nos recordaron a  Alemania (no en vano Alsacia fue un territorio alemán durante mucho tiempo y fue en el reparto de la 2ª guerra mundial cuando pasó a ser francés, de hecho cohabitan en la ciudad los dos idiomas.Después de recorrer el bellísimo Old Town , caminamos hacia la Pequeña Venecia, un barrio con estrechos canales que surgen como calles y que son recorridas por sus habitantes  y turistas. Esta zona es quizá la más bonita y fotogénica pues la combinación de los canales con la arquitectura colorida  le da un aspecto único, es como estar en un auténtico cuento navideño no pudiendo evitar un sentimiento de admiración que hizo que prácticamente no pudiese quitar el ojo del visor de mi cámara.

Sus casas se van alineado siempre en torno a los canales. Estaba anocheciendo y teníamos que volver a Estrasbúrgo, muy poco tiempo para poder contemplar en todo su esplendor estas dos bonitas ciudades.Queda pendiente un Road trip por Alsácia para poder descubrir esos pueblos auténticos y llenos de encanto,sus granjas y su gastronomía .

Cracovia, una gran escapada

Publicado: febrero 16, 2020 en Viajes

Empiezo este post un fin de semana de esos (borrasca Gloria) en los que no sales de casa y uno puede dedicarse a algunas de sus aficiones, leer, escribir… Tenía un poco desatendido el blog y aun tengo en mis notas algún viaje que contar, así que retomé las de una escapada que hice el año pasado para el puente de Fallas,Cracovia, una de las ciudades más bonitas de Europa con un centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad, un destino que recomiendo, vuelo directo desde Valencia, los horarios de Ryanair son  Domingo a Miércoles o viceversa, llegando a las 10:00 y vuelta a las 10:30, prácticamente tres días completos para ver esta ciudad con tiempo incluido para hacer alguna excursión, en nuestro caso Auschwitz,contratada con Civitatis y otra en tranvía por nuestra cuenta a Nowa Huta,a quien le interese existen infinidad de FreeTours que parten principalmente de la Plaza del Mercado.El aeropuerto está a unos 11km,la forma más barata de llegar a la ciudad es en autobús (líneas 208 y 252) y tarda aproximadamente 45´,cuesta 4,60 PLN, poco mas de 1€,no cambiéis mucho dinero en el aeropuerto, cambiar en la ciudad, está llena de oficinas de cambio, dar una vuelta y elegir la más ventajosa, cuando estuvimos nosotros estaba de media a 1€= 4,50 Zloty, un cambio muy favorable que la hacen una ciudad relativamente barata.
Para poder ver lo máximo posible cuando se dispone de pocos días es imprescindible que el hotel este bien ubicado, nosotros elegimos un Aparthotel por 100€ las tres noches, en la calle Jozefa Dietla 99,situado en medio de los barrios Podgorze, Kazimierz, (Gheto y Barrio Judío) y el Old Town, Plaza del Mercado y Lonja de los Paños.Primer día:
Empezamos nuestro recorrido por el antiguo gueto judío ubicado en el barrio de Podgorze ,lo primero que nos encontramos fue el monumento de las 70 sillas de la Bohaterów, en la  Plaza de los Héroes, monumento en memoria de los judíos que fueron víctima de los nazis.
No muy lejos de allí otro símbolo, un Fragmento del muro, allí nos encontramos con uno de los innumerables freetours de españoles que vimos durante todo el viaje,(Lwowska, 25 y en Limanowskiego, 62).
Acabamos la visita al gueto en la Fábrica de Oskar Schindler (en la calle  Lipowa 4 en el distrito de Zabłocie), nosotros no entramos en el museo pero si le interesa a algún lector, el precio es de 19 PLN.
Justo al lado ,en el territorio de la antigua fábrica,en el año 2011,se construyó el “Museo de Arte Contemporáneo” MOMAK. Salimos de Podgorze cruzando el río Vístula por el famoso Puente Bernatek(esculturas colgantes).
Nos adentrarnos en Kazimierz, barrio judío, un barrio con mucho ambiente y terrazas con gente tomando copas.
Otro punto de encuentro de la gente, es la Plaza Wolnika,cerca de la Basílica del Corpus Christi.
De aquí nos fuimos a la Plaza Nowa, mucha gente joven, una plaza con muchos puestos de comida, colas para pedir zapiekankas, una media baguette cortada longitudinalmente y horneada con queso y champiñones, se toma con ketchup o mayonesa por unos 6 PLN.

En esta plaza hay una especie de Pub/Restaurante muy curioso, autentico y con mucha historia “Alchemia”. Tiene varias zonas: zona no fumadores,zona fumador y parte subterránea, para ir a a zona de fumadores hay que cruzar un armario y la zona subterránea es para los conciertos y las fiestas.

Apenas a 600 metros, se encuentra La Sinagoga  Remuh, construida en estilo renacentista a mediados del siglo XVI,es la más pequeña de Kazimierz y la única que continúa activa, entramos y me tuve que poner un kipá que me dieron a la entrada, pero quizás el principal atractivo de esta Sinagoga es su antiguo cementerio, que a pesar de haber sido objeto de destrozos por parte de los Nazis en la ocupación a Polonia, aún se pueden encontrar gran cantidad de antiguas lápidas, en donde se observan sus inscripciones en hebreo.

Continuando por la calle ancha o Szeroka, está La Sinagoga Poppera y un poco más adelante en Bartosza 46, La Sinagoga Vieja, es la más antigua de toda Polonia (Stara), pues data de mitad del siglo XV. Está zona,esta viviendo un resurgimiento y hay numerosos bares y restaurantes, con sitios para comer, cenar o para alojarse, nosotros comimos  en Nakrytoun restaurante de comida típica polaca en BeeraMeiselsa 14, fue nuestra primera aproximación a esta cocina ¡ muy buena por cierto!
Durante el recorrido por Kazimierz, la zona de Cracovia que albergó un gran núcleo de población judía hasta la II Guerra Mundial, pudimos ver algunas localizaciones de la famosa película de  Spielberg,la Lista de Schindler.
 
Entre las calles Jozefa y Meiselsa, se encuentra uno de los lugares más famosos de la película, el patio donde los nazis están desalojando a los judíos del gueto.
Segundo dia :
Hoy tocaba excursión a Auschwit, finalmente desistimos de hacer la excursión por nuestra cuenta (tendríamos que estar en Auschwit a las 8;30), así que la contratamos con  CIVITATIS, imprescindible contar con un guía experto para conocer bien la historia y no perderte nada importante.
Teníamos que estar a las 13:00,en la plaza Plaza de Matejko , muy cerca de la Barbacana y la Puerta de Florian, así que madrugamos  y por la orilla del río Vístula y con la ayuda de Google Maps nos dirigimos  a la Colina de Wawel. En esta colina además de un dragón que te dará la bienvenida lanzando fuego por la boca, se encuentran el Castillo y la Catedral de Wawel.

Por la calles Kanonicka y  Grodzca nos dirigimos a la Plaza del Mercado centro neurálgico del Old Town, pasando por numerosos edificios históricos y antiguas iglesias como la de San Andrés y la de San Pedro y San Pablo, nos desviarnos un poco a la izquierda por Golebia para llegar a Colegium Maius (Jagiellońska 15). Este colegio es la sede más antigua de la Universidad Jaguielónica y fue construido en el año 1400, y ha acogido a estudiantes tan importantes como Nicolás Copérnico, el creador de la teoría heliocéntrica que cuenta que la tierra y los planetas giran alrededor del Sol.La Plaza del Mercado es el epicentro del centro histórico con varios lugares importantes que ver, se trata de la mayor plaza medieval de Europa con un perímetro de 800 metros. Fue construida en 1257 para que los comerciantes tuvieran suficiente espacio para vender todos sus productos.

En el centro de la Plaza del Mercado, la Lonja de Paños (Sukiennice)  fue inaugurada en el siglo XIII como una especie de “centro comercial” compuesto por tenderetes que más tarde se verían transformados en el edificio que es en la actualidadDirección al punto de salida de la excursión al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, por una sus calles a apenas 700mt, se encuentra la Puerta de San Florian, antigua entrada a la ciudad medieval. Unida por medio de unos pasadizos a la Barbacana, un bastión circular construido de ladrillo en estilo gótico.
La excursión en autobús, sale muy cerca de aquí y dura aproximadamente una hora, durante los 70 Km que separan Cracovia de Auschwitz, emitieron un documental sobrecogedor como anticipo de lo que íbamos a ver durante la visita.

Un poco de historia,el campo de concentración nazi de Auschwitz fue levantado en el año 1940 en la ciudad polaca de Oświęcim, anexionada al Tercer Reich, que fue casi totalmente arrasada para su construcción. El nombre Oświęcim se “germanizó” transformándose en Auschwitz. Una verdadera gigantesca máquina de la muerte en la que se calcula que murieron aproximadamente 1.100.000 personas. Una cifra que incluye aquellas personas consideradas no aptas para trabajar –enfermos, personas mayores, niños, mujeres embarazadas…– que directamente se llevaban a las cámaras de gas; las que se torturaron o ejecutaron de otra forma, y las que murieron a causa del hambre, de enfermedades –incluyendo las psicológicas– o como resultado de terroríficos experimentos médicos.

A finales de 1944, temiendo el acercamiento del Ejército Rojo, las SS empezaron a borrar las huellas de sus crímenes. Destruyeron documentos y derribaron y volaron por los aires edificios de todo tipo, entre ellos las cámaras de gas y los hornos crematorios. Entre el 17 y el 21 de enero de 1945, mientras los soviéticos tomaban Cracovia, todos los prisioneros que podían marchar se evacuaron hacia el interior del Tercer Reich. Cuando el campo fue liberado definitivamente por el Ejército Rojo, el 27 de enero de 1945, quedaban sólo 7.000 prisioneros abandonados por los alemanes.

Tengo que reconocer que sentí una extraña sensación al cruzar la verja de entrada al campo  y leer el letrero más cínico de la historia: Arbeit macht frei –el trabajo te hace libre–.todo ello unido al resto de la visita con las correspondientes explicaciones te dejan una sensación amarga y piensas que esta visita debería ser obligatoria para todos los jóvenes de cualquier país.
La segunda parte de la visita era al campo de  Birkenau (Auschwitz II) a 3 Kilómetros del campo principal, fue construido en 1941,como parte del plan de la Alemania nazi conocido como “Solución final” en el que se pretendía aniquilar a la población judía.
Los exterminios en Birkenau comenzaron en marzo de 1942. Había cuatro cámaras de gas en el campamento que usaban gas Zyklon B. Hasta noviembre de 1944, el campo funcionó como una fábrica de asesinatos en masa, recibiendo transportes de toda Europa. La mayoría de los traídos al campo eran judíos y casi todos fueron enviados de inmediato a las cámaras de gas.  Nos íbamos al atardecer con unas imágenes estremecedoras del campo,omito las fotos típicas de los horrores que se pueden ver durante la visita, maletas, gafas, pelo,zapatos, etc.

Llegamos ya de noche a la ciudad  y buscamos un sitio para cenar, habíamos leído que había unos lugares que sirve comida polaca tradicional casera y barata que te transportan a la época comunista que vivieron los polacos,los Bar mleczny, o Bares de leche;estos restaurantes se hicieron muy populares en la época del comunismo en Polonia. Se utilizaban como cantinas para la gente trabajadora – obrera y los platos se basaban en lácteos y verduras (de ahí el nombre). La gente iba a comer comida caliente muy barata ya que parte estaba subvencionado por el estado, incluso el precio de la comida estaba integrado en el sueldo de los trabajadores, ahora suelen estar concurridos por personas mayores, estudiantes o turistas, buscando algo autentico intentamos cenar en Kazimierz: Un ‘bar de leche’ en el barrio de Kazimierz. Es de los bares de leche más sencillos, normalmente no hay turistas, solo jubilados o personas de pocos recursos, pero estaba cerrado, acabamos cenando en “Gospoda Koko“, un bar de leche algo mas turístico pero muy recomendable. De camino al apartamento terminamos el día tomando unas copas en un local de música subterráneo de los muchos que hay en Cracovia.

Tercer día:
Hoy tocaba visitar Nowa Huta,(Nueva Siderurgia) unos de los barrios más curiosos de Cracovia, el más nuevo y grande, fruto del desarrollismo industrial de la postguerra, es una ciudad dormitorio construida en los años 50 para acoger a la mano de obra de la gran planta siderúrgica.Aquí llegaron a vivir 200.000 trabajadores, pero tras la caída del comunismo, la producción de la fundición disminuyó y ahora es propiedad de Arcelor Mittal.

Considerado como un modelo de urbanismo comunista (largas avenidas de bloques grises), muy recomendable especialmente para nostálgicos como nosotros, así que cogimos el tranvía nº10 en la parada enfrente del apartamento y recorrimos los diez Kilómetros que nos separaban de allí,este antiguo barrio “comunista” ha cambiado mucho en la actualidad, su céntrica plaza se llama  ahora Plaza Ronald Regan, otras avenidas como la de la Revolución Cubana o la de la Revolución de Octubre han cambiado sus nombres, avenida Juan Pablo II,         ¡ Si Stalin levantara la cabeza…!

Cuando se construyó este barrio, en la Avenida de las Rosas se coloco una estatua de Lenin de 7 toneladas, que por supuesto fue retirada en 1989 tras la caida del muro.Loyola, una amiga de Silvia, nos había contado que había una réplica de ella en un restaurante, el Restaurante Stilowa (Osiedle Centrum C3),así que pusimos el navegador y hacia allí nos dirigimos, cuando entramos fue como retroceder en el tiempo, tienes la sensación de estar entrando al restaurante dónde se celebró tu bautizo, aunque con un ligero aroma a vodka, aun conserva la decoración y el estilo de la época comunista, en una de sus mesas  hay una pequeña réplica de la estatua de Lenin, anclada a una mesa,nos sentamos en la mesa de al lado y nos tomamos unas cervezas.
Volvimos a la hora de comer a Cracovia y en nuestro afán de tener nuevas experiencias nos fuimos a comer a otro bar de leche que habíamos visto cerca de nuestro apartamento, pero del que no teníamos ninguna referencia el Mleczny Targowy totalmente apartado del circuito turístico y con personal que solo hablaba polaco,la carta estaba en un perfecto polaco y nos tiramos un poco a la piscina, una sopa típica polaca de col salchicha, huevo y patatas (Zurek z Kielbasa), Col fermentada con carne y salchichas (Bigos domowy),una especie de croquetas alargadas (Krokiety),quizás un poco duro para mi, hasta para Silvia que todo le gusta ,le pareció también un poco fuerte, me recordó el viaje que hicimos en el 89 a Budapest, Agus,Vicente ,Ana y yo y nos metimos a comer en una “Casa del Pueblo”,no lo soportó ni Agus,que se lo come todo.Ya estaba terminándo  nuestra escapada y que mejor manera que acabar el día que en un local de Jazz escuchando una actuación en directo y tomándonos unas copas, el Jazz Club u Muniaka “Live Music” en  Floriańska 3, la calle que va de la plaza del mercado a la puerta de San Florian, por todas estas cosas que he relatado y muchas mas, esta escapada se ha convertido en una de las mejores que hemos hecho ultimamente junto  a la que hicimos el año anterior en Diciembre a Estrasburgo /Alsacia.(ver post).

La partida del mentiroso con su correspondiente caricatura, una sección que gracias al hermano iluminador ha tomado un relevante protagonismo,sacando lo mejor y lo peor y consiguiendo incluso que algún hermano no tenga mucho interés en ganar la partida.Ganador de esta semana, el hermano cantero

 

Última entrega de mi fly& drive por la Ruta 61″ The Blues Highway“, uno de los viajes de mi vida, un post algo extenso por cierto, debido principalmente a Nueva Orleans, ciudad que bien puede merecerse un post por sí sola.
Habíamos pasado la noche a las afueras de la ciudad, en uno de los muchos  moteles  de carretera que nos encontramos a lo largo de la ruta.

En esta última  etapa cambiamos de estado, pasando del de Mississippi al de  Luisiana, lo primero que hicimos fue parar en un autentico Diner de carretera para tomar un típico almuerzo americano.

Después de aproximadamente media hora llegamos a Port Gibson ,famosa por sus  casas “antebellum houses“, un amable señor nos acompañó hasta la Church Street, una calle donde en encuentran numerosas construcciones de este tipo, bordeada de grandes robles y casas de antes de la guerra,no en vano dicen las crónicas, que durante la guerra civil el General US Grant proclamó refiriéndose a estas casas  “demasiado hermoso para quemar”.


De camino a Natchez, nuestra siguiente parada, hay una carretera espectacular, la Natchez Trace. (que sigue una antigua ruta india por un paisaje de inmensos bosques que actualmente es un parque natural), así que nos desviamos de la “Ruta 61” y nos dirigimos hacia allí, nada como conducir por ella con las ventanillas bajadas y escuchando a toda caña la playlist que habíamos preparado en Spotify .(Nota. Puedes regresar a la 61 cuando quieras, ya sea en Stanton o en Washington, porque vas circulando en paralelo a ella.

Natchez, situada al borde mismo del Mississippi,, es el asentamiento permanente más antiguo  del río.

También tiene un buen numero de mansiones, “antebellum houses”, las que están mejor conservadas y en alguna incluso puedes cenar y pasar una noche en Longwood, Linden, Melrose, Monmouth, Stanton Hall.

Paseando nos acercamos a un mirador, donde disfrutamos de unas vistas del río en toda su magnitud.
y de su espectacular puente, un puente metálico, en realidad son dos puentes voladizos dobles que llevan a las Rutas 65, 84 y 425 que une Natchez, Mississipi con Vidalia, Loisiana, es el puente más alto del  Mississipi.

La anécdota de esta ciudad fue que nos resulto difícil encontrar algún “Bar” abierto en la zona del mirador para poder tomarnos una cerveza, al final encontramos un local abierto,nuestra sorpresa fue al entrar y encontrarnos con una típica tienda con todo tipo de armas, (no sé si en la trastienda podrían llegar a tener un “tanque”.
Continuamos nuestro viaje descendiendo por la 61 hasta Baton Rouge, capital de Louisiana, ciudad ubicada sobre la orilla izquierda del Mississipi a pocos kilómetros de su delta en el golfo de Mexico, dada la hora que era y que estaba lloviendo, solo dimos un pequeño paseo para poder ver su capitolio, el capitolio estatal más alto de los Estados Unidos, muy diferente a todos los que habíamos visto, un rascacielos de 137 mt de altura.Desde aquí hasta Nueva Orleans ya solo nos quedaban 131 km.

En este trayecto  se encuentran las  plantaciones más espectaculares de Luisiana, una pequeña muestra de cómo era el Sur antes de la Guerra Civil Estadounidense, preparadas para ser visitadas,en algún caso incluso alojarse,están rodeadas de granjas en funcionamiento, jardines y terrenos bien cuidados. Una curiosidad, en esta parte las plantaciones eran principalmente de caña de azúcar, las famosas plantaciones de algodón estaban en los  estados de Carolina o Georgia.Las dos más famosas y mejor conservadas son “HoumasHouse” y “OakAlley”. no sólo son fascinantes por sus paisajes y sus construcciones, sino también por su historia.

Nosotros nos decidimos por Oak Alley, lo primero que piensas cuando entras es que esa imagen ya la has visto antes,(luego me enteré que se habían rodado algunas películas ahí),llama la atención el largo camino de robles que va hasta la casa, una autentica mansión sureña de mas de 200 años al más puro estilo de “Lo que el viento se llevó” se puede hacer un tour por la casa y ver las estancias perfectamente conservadas así como los alojamientos y utensilios de los esclavos.
En gran medida, a ellos les debemos la existencia de la “Ruta 61”. La misma que  tras cerca de una hora de viaje, nos conducirá al final de nuestro fly& drive ,Nueva Orleans. Llegamos a media tarde, el hotel estaba muy bien situado apenas a un kilómetro de Canal Street (donde paran los tranvías).

Así que después de dejar las cosas, lo primero que hicimos fue buscar un sitio para cenar y que mejor manera de empezar que en el barrio más famoso de NOLA, el Barrio Francés (French Quarter),un barrio perfecto para   tomár el pulso a la ciudad, en el trayecto nos íbamos encontrando grupos de hombres y mujeres todos con vestidos rojos, cantando y bebiendo por la calle y pensamos ¡que ciudad! impresionante, luego nos enteramos que se trataba de la Red Dress Run, una carrera benéfica que se celebra cada año el segundo sábado de agosto desde 1987.

Acabamos cenando en The Old Coffee pot Gumbo, muy cerca de Bourbpon Street, muy recomendable, pudimos probar algunos platos de la gastronomía Cajún y Criolla, El Gumbo y Jambalaya, en todo se nota  que es una ciudad de un gran mestizaje, influencias africana,  francesa y la española, hoy en día la población negra  es aproximadamente de un 66%. No me extiendo en la descripción de esta ciudad ya que hay innumerable información y referencias en la web.


Cuando salimos del restaurante, era totalmente de noche y la calle estaba llena de gente, unos bebiendo y bailando y otros haciendo colas para entrar en algún local, los balcones de hierro forjado de las  típicas casas de dos y tres plantas, estaban repletos de gente,todo un festival que contribuyó a que nos mezcláramos con la multitud y siguiéramos la fiesta con ellos.


Para los amantes del Jazz como yo es todo un paraíso, cualquier esquina era buena para oír a algún grupo,o a un improvisado artista.

Pero no podíamos irnos al hotel  sin entrar en un local, de entre todos los bares musicales de la zona hay uno que destaca  Maison Bourbon. Este es uno de los clubs de jazz más antiguos de Nueva Orleans y de Estados Unidos, y uno de los pocos lugares donde escuchar auténtico jazz en Bourbon Street.


Nos esperaba un segundo día intenso,nuestra primera parada fue en Jackson Square.  epicentro del French Quarter,entramos la St Louis Cathedral y fuera pudimos ver algún grupo tocando Jazz y puestos de artistas vendiendo  todo tipo de recuerdos en uno de los laterales de la plaza.

Volvimos al  French Quarter para poder apreciarlo con la luz del día, recorrimos Bourbon Street, donde aun estaban los servicios de limpieza quitando los restos de la batalla nocturna, esto no nos impidió ver un barrio con cierto aire europeo, con una arquitectura del casco histórico que recuerda a construcciones españolas y francesas. Son muy características las casas de gran colorido  de dos y tres plantas, con balconadas de hierro forjado y las placas en cerámica de Talavera que nos recuerda el nombre que tenía la calle en época colonial española. Por ejemplo, la mítica  Bourbon Street en su día era Calle de Borbón.

Nos alejamos de la turística Bourbon Street  hacia  Royal Street  (paralela a Bourbon) hasta llegar a Esplanada Av. dirección Frechmen Street para llegar finalmente al French Market, en este trayecto pasamos por barrios bohemios y auténticos de casas de vistosos colores coincidiendo al final con el grueso de la  Red Dress Run.

French Market, es un mercado único en Estados Unidos y uno de los más antiguos (data de 1791).situado entre el famoso  Café du Monde y Splanade Street, con partes al aire libre y partes cubiertas en las que puedes  encontrar puestos de comida, bebidas,ropa,un mercadillo con todo tipo de productos e incluso música en vivo. Tiene un aire muy europeo y es un buen lugar para ir de compras o tomarse algo relajadamente. Está abierto cada día de 9 a 18h.


No deja de ser una turistáda mas, equiparable a la de este verano con los pastelitos de Nata en Lisboa, hablo de los famosos Beignets, son pasteles fritos que normalmente se sirven calientes con azúcar en polvo en la parte superior, posiblemente el mas famoso y mejor sitio para comerlos sea El Café du Monde, así que hacia allí nos dirigimos.

Queríamos oír Jazz y tomar algunas cervezas en algún sitio menos turístico,en un barrio un poco mas apartado y habíamos leído que en el barrio de Marigny, en Frenchmen Street se encontraban  los auténticos bares de jazz, esta calle cuenta con más de veinte locales que ofrecen música en directo todos los días de la semana, donde va habitualmente la gente de Nueva Orleans para bailar y disfrutar de un buen rato de música en vivo,así que nos dirigimos hacia allí ,entre todos ellos destaca The Spotted Cat Music Club, uno de los locales más famosos de la ciudad a pesar de ser un local pequeño, pudimos entrar.

Sin lugar a duda uno de los barrios que mas nos gustó y que recomiendo a todos los enamorados de la buena música, era un no parar de entrar en uno y otro local “genial”.Una buena manera de acabar nuestro segundo día en NOLA.

Ultimo día completo en NOLA y con un programa muy apretado, hoy tocaba un pequeño crucero por el río Mississippi en el Nachez auténtico barco de vapor con ruedas de palas,es uno de los seis que aún navegan.

Con música de jazz en directo. Sentarse en la cubierta y oír la música de la banda que tocaba en el interior, una experiencia inolvidable.

Otro de los lugares que teníamos en nuestra agenda para visitar era The Garden District ,un barrio  histórico que data de 1832, se encuentra en el Oeste de la ciudad,es una zona que posee una gran cantidad de mansiones edificadas con enormes galerías y rejas de hierro forjado, todas ellas con un increíble aire decimonónico. una zona residencial, diseñada con calles trazadas a modo de cuadrículas y llena de arboledas de robles y exuberantes especies propias del Caribe,

Lo ideal es coger el tranvía  streetcar  (línea St. Charles) y bajarse en St Charles Avenue, pero el día se estaba poniendo bastante nublado así que cogimos nuestro coche, y aparcamos cerca de  Washington Avenue ,caminamos por Chestnut y St Mary,durante nuestro paseo vimos mansiones espectaculares y otras no tanto,


Caminamos por la Calle Washington hasta llegar al Cementerio Lafayette. 

Caminar por las calles del cementerio es retroceder en el tiempo. Hay tumbas que parecen casas, tumbas pequeñas, más grandes y tumbas abandonadas.

Y muchas tienen apellidos alemanes y no franceses como uno podría suponer estando en Nueva Orleans.

El viaje llegaba a su fin, que mejor manera de terminarlo que escuchando un poco de música y tomando una cerveza, NOLA una ciudad con música en vivo 363 días al año como dice la leyenda del bar

El campeonato 2019 del Mentiroso, se acaba, con un interesante duelo entre el hermano Bibliotecario y el hermano Vidriero, pero al margen de quien pueda ganar al final, lo mas destacado es la incorporación del nuevo hermano, aun pendiente de ordenación (antes Gambo).Bienvenido hermano.
Algo de miedo se respira en el ambiente.

 

Delta Blues,de Memphis a Vicksburg

Publicado: junio 2, 2019 en Viajes

Ha pasado casi un año de nuestro viaje por la Ruta 61,The Blues Highway, me quedé estancado a falta de dos etapas y ha sido Adrián un compañero de trabajo que está pensando en hacer parte de esta ruta, el que me ha animado a terminar el relato de esta gran aventura.
Quinta Etapa Memphis -Vicksburg
Quizás una de las mejores etapas, en ésta nos adentramos en el Delta Blues, carretera  que recorre todo el delta del Mississippi, entre la I-66 y la I-55,dónde se vive lo más auténtico, dónde se respira blues por todas partes y además con pocos turistas.
Desde Memphis la autovía es una recta larguísima, llana y sin ningún interés,a ambos lados, extensos campos de maíz y soja, enormes cosechadoras, gigantes silos,muchas granjas y grandes construcciones metálicas para el riego automático.

Con este paisaje, una mezcla de aburrido e impactante,donde en su día los negros estuvieron trabajando en los campos de algodón,fue donde nació el blues,el Delta del Mississipi.
Había mucho que ver en esta etapa, una lluvia intermitente nos acompañó durante los primeros 100 Km. los que separan  Memphis de nuestra primera parada, Túnica,punto de partida de la Mississipi Blues Trail

Una zona económicamente deprimida conocida como “Sugar Ditch Alley“, ahora es una ciudad con numerosos casinos  que la han convertido en una atracción turística, no tiene nada que ver con las Vegas,los casinos están a las afueras de la ciudad,vienen de todo el Sur para visitarlos y de paso oír Blues en vivo.A lo largo de toda la ruta te vas encontrando unos carteles de color azul ” Highway 61 Blues”repartidos por sitios históricos informan de hechos notables relacionados con el Blues en todo el estado de Mississipi. (Aunque ahora se pueden encontrar en otros estados,siempre relacionados con el Blues). Túnica tiene  dos sitios emblemáticos :El Getaway to the Blues y el Túnica RiverPark.

Continuamos por la 61  y a unos 60 Km está Clarksdale, dónde se encuentra el famoso cruce de caminos(CROSSROADS ) entre la 61 y la 49, posiblemente el más famoso de la historia de la música. Cuenta la leyenda que aquí el músico Robert Johnson vendió su alma al diablo a cambio de ser el mejor bluesman. Nos llevamos una pequeña decepción con el cruce,ahora es un cruce normal de carreteras,en el cual han puesto un pequeño monumento formado por dos guitarras, cada una señalando las dos carreteras, la I-61 y I-49 que se cruzan aquí, aunque queda medio escondido entre tanto tráfico.

En Clarksdale, el Blues es sagrado, aquí nos encontramos con alguno de los locales más auténticos de la ruta, El Ground Zero Blues Club, del que es copropietario Morgan Freeman, que vive en la ciudad.

Tiene un aspecto decrépito, con butacas en la puerta que parecen sacadas del Rastro, puedo asegurar que si no lo supieseis no se os ocurriría entrar.

El club tiene restaurante, un pequeño hotel y música en directo de miércoles a sábado,nosotros fuimos por la mañana y las actuaciones eran por la tarde noche, pero no nos impidió tomarnos un par de cervezas escuchando un poco de música.


Justo enfrente, otro local de música al que seguro que no se os ocurriría  entrar (estaba cerrado) el  Delta Blues Haley cafe.

Cerca de allí, se encuentra otro emblemático club el considerado  club de blues más antiguo del mundo el Red’sJoint, también conocido como La Veine Music Center, abre los viernes y sábados noche, solo pudimos hacer la foto de rigor, el aspecto exterior, para nada te invita a entrar.

Como en todas las ciudades de la ruta, museos, en este caso el Delta Blues Museum, quizás el mejor museo de historia del blues, una de las curiosidades del museo es la pequeña cabaña donde creció el músico Muddy Waters.

Después de 80Km, llegamos a Indianola, una ciudad típicamente sureña, con casas de madera con porches y con una población eminentemente de color,un pueblo surgido junto a una plantación en Nitta Yuma, donde B.B. King tocaba de joven cuando acudía a la ciudad desde la cabaña en la plantación donde vivían sus padres,ciudad donde también nacieron grandes del Blues como, Albert King, Arthur Duncan  y  Charley Patton considerado el Rey del Delta Blues.

Dada la hora que era buscamos un sitio para comer, encontramos el Betty´s Place, un local regentado por todo un personaje muy risueño y que cantaba blues con los clientes.

           
Pero nuestro principal interés era visitar el Museo BB King y Centro de Interpretación del Delta ,dedicado al Rey del blues, inaugurado en septiembre de 2008.

Muchos nombres de las calles de esta ciudad,tienen nombres relacionados con el Blues, BB King Road, St. Lucille (el nombre de su guitarra).

Nos dirigimos por la 49W hacia el Delta National Forest, para coger la 61,un trayecto con muchos iconos del campo americano, extensas plantaciones,silos, depósitos de agua etc…

Después de un largo día recorriendo el corazón del blues llegamos finalmente  a Vicksburg, conocida principalmente por su protagonismo en la guerra civil americana, durante más de cinco décadas de los años 1800 fue el centro de una aristocracia cuya riqueza se basaba en el algodón y la madera, barrios repletos de inmensas casas señoriales, muchas iglesias históricas y grandes casas del siglo XIX, dimos una vuelta por la ciudad, nos acercamos a la orilla del Mississipi y terminamos cenando en un recargado bar  unos tomates verdes fritos.

Dejo para el siguiente post  el final de la Ruta 61,cuando el Mississipi se ensancha y recorre los últimos meandros antes de desembocar en el Atlántico y llegar a la ciudad de Nueva Orleans, otro de los iconos de este viaje, donde el sonido del jazz, el vudú y  las casas de colores con balcones metálicos…
El jueves sale a la fresca, después de algunos  sin cena por  la coincidencia con partidos de fútbol del Valencia, volvemos a la normalidad, Brugal incluido. Actualizo estadística.

Tercera etapa Saint Louis-Nashville, pero en realidad la primera del principal motivo de nuestro viaje, la Ruta 61 conocida popularmente como The Blues Highway, etapa larga, de 495 Km. con cambio de estado incluido,circulando por varias interestatales, primero la I64, luego la I57 hasta coger finalmente la I24 que nos llevaría a  Nashville. Empezamos en Missouri y terminamos Tennessee, la cuna de la música country, si hay una ciudad en la que se siente el auténtico espíritu de esa música , esa es Nashville, repleta de locales de música en vivo y tiendas de botas al más puro estilo americano. Es más, Nashville da nombre a uno de los estilos más populares de la música country “sonido Nashville” y que se asemeja al pop de los 60.Cuando confeccionamos el trayecto al ser una etapa larga, estuvimos buscando algún sitio para comer a mitad de camino, siempre a la sombra de la “Blues Highway”,decidiéndonos finalmente por  Paducah, una ciudad a 280 Km de Saint Louis, en el estado de Kentucky, donde comimos con anécdota incluida (picadura a Lourdes).
Continuamos hacia Nashville, un recorrido por la América profunda, no había iconos que ver o pueblos con encanto como en las etapas de la ruta 66, era un trayecto por el corazón rural y agrícola , donde todo  se convierte en música a través del country, después de dejar nuestras cosas en el hotel (Best Western Downtown Music Row),nos adentramos en la ciudad, de unos 700.000 habitantes, también llamada ciudad de la música” con más de 120 locales de música en vivo, donde lo más importante se encuentra en el centro, cuando empezamos  a andar, lo primero que nos llamó la atención fue un edificio que sobresalía por encima de todos y de una forma muy peculiar el AT&T Buildig, conocido popularmente como el Edificio Batman.
Seguimos dirección Broadway Street, epicentro de la movida, en cuanto pusimos un pie en la calle nos quedamos sin palabras ¡¡que ambientazo!! fue el primer sitio donde realmente empecé sentir que había empezado la Blues Highway, una frase que pronuncié al entrar, nos acompaño durante todo el viaje ” Estoy en trance”.

Esta calle junto a la segunda Avenida es donde más locales te puedes encontrar, llamados honkytonk, un tipo de bar con acompañamiento musical típicos de esta zona de USA.Algunos muy famosos,como   Robert’s Western World, The Stage, Bourbon Street Blues,
 
Sin embargo, el honky tonk por excelencia, el auténtico y genuino, es el Ryman Auditorium en la 5th Avenue. Aquí,los bares están en funcionamiento desde primeras horas de la mañana, para los que somos amantes de la música, es un auténtico paraíso, grupos tocando desde muy temprano,esta calle también es el paraíso de las compras, tiendas de instrumentos, botas y sombreros, Ernest Tubb Records, abierta desde 1947, es la tienda de discos más famosa de Nashville en el 417 de Broadway.
Pero cuando realmente la ciudad se encuentra en su punto de ebullición es al caer el sol,cientos de locales y por supuesto miles de turistas como nosotros, casi todos con sus gorros y sus botas de cowboy correspondientes, atestan esta calle llena de vida,
Entramos en unos cuantos, uno de los más carismáticos,el Legend’s Corner, un local con mucho ambiente y con una decoración muy peculiar.
Otro local recomendado, el Wildhorse Soon un famoso e inmenso local lleno de “vaqueros” bailando al mas puro estilo del Oeste americano a ritmo de la música, todo un espectáculo, numerosos Karaokes donde típicos americanos con sombreros vaqueros.
Ya era de noche y seguíamos entrando en locales, todos ya con grupos tocando, imposible tomar cervezas en todos ellos, pero si hacer fotos para ayudarnos a recordar siempre este primer día de una aventura maravillosa “TheBlues Highway” avanzaba la noche y “no salía de mi trance”.
Camino al hotel,tomamos la última cerveza en uno de los innumerables “honkytonk” diciendole adios a esta asombrosa ciudad.
Cuarta etapa Nashville-Memphis de 337 Km. nos desviamos un poco, tomando la I65 para a una hora de camino llegar a Ethridge, donde se encuentra una de las pocas comunidades Amish de Tennessee, aproximadamente unas 250 familias de agricultores de los llamados Swartzentruber ,no tienen electricidad, teléfonos, ordenadores móviles, coches.
  
Empezamos a ver alguna señal de tráfico de precaución “circulación de buggis” ,adelantamos a algunos pequeños cochecitos negros tirados por un caballo conducidos por unos hombres con barba y un sobrero de paja y una camisa azul,que giraban rápidamente la cara cuando veían que querías hacerles una foto.Sus creencias religiosas, no les permiten ser fotografiadas o tener espejos,(creen que esa imagen les robaría su alma y no podrían subir al cielo).Entramos en una tienda de productos de segunda mano al lado de un centro de interpretación, donde entre otras cosas ofrecían excursiones en buggi.

Decidimos explorar por nuestra cuenta, adentrándonos por las caminos secundarios , nos cruzamos con numerosos buggis y Amish trabajando la tierra, llegamos a un mercado de productos cultivados por ellos, una especie de mercado de abastos donde había gente del pueblo comprando algún que otro producto.Aunque  no es recomendable pararte en las granjas a hacerles fotos, (¡Les molesta mucho!), circulamos despacio y pudimos disfrutar de algunas escenas cotidianas de este particular gente.Después de varias vueltas por los campos salimos tomamos la carretera 64 hasta coger la Interestatal 40,habíamos dejado la tierra del country y nos estábamos dirigiendo a los orígenes del Blues,Memphis, en el extremo suroccidental del estado de Tennessee y a la orilla del río Mississippi, la ciudad donde nacieron artistas como Aretha Franklin o Justin Timberlake y comenzaron sus carreras leyendas como Johnny Cash, Tina Turner, Jerry Lee Lewis, B. B. King y Elvis, con todo esto, no es de extrañar que esta, fuese la ciudad que hizo crecer al blues, que desarrolló el Soul y que vio nacer el rock and roll.
Llegamos a media tarde y buscamos el hotel, que a la postre resultó ser una especie de motel no muy alejado del centro. Dejamos las cosas y nos dirigimos al corazón de la ciudad Beale Street, el alma de Memphis.

Con sus casi tres kilómetros de longitud, se extiende desde el río Mississippi hasta East Streets donde se agolpan los clubs y restaurantes más representativos de la ciudad, los ordeno por orden de numeración, el Blues City Café en el 138 ,para oír buen Blues y tomarse una buena el King´s Palace Café,considerado una de las cunas del blues,en la misma calle en el numero 143 el mítico B.B.King Blues Club el bar de Jerry Lee Lewis en él 310, fundado por el mismo músico o él Coyote Ugly (el de la película) en él 326,hay unos 120 locales donde se puede disfrutar de música en vivo los 365 días del año, desde las 10 de la mañana hasta altas horas de madrugada.
Imaginaros mis emociones, si lo primero con lo que me encuentro antes de entrar en Beale Street es una avenida con el nombre B.B.King Blvd.Una vez en Beale Street, nos encontramos con una calle llena de locales y carteles luminosos, con cierto aire decadente y no con mucha gente, es verdad que a partir de los años 70 entró en una decadencia que que en cierta forma aun se nota,coincidimos con una impresionante concentración de motos,todo un espectáculo.A medida que pasaban las horas la calle se fué llenando,llegando a su momento más álgido bien adentrada la noche, coincidimos con una concentración de motos grandes, americanas la mayoría (pocas japonesas) decoradas e iluminadas, con sus equipos de música, todo un espectáculo, íbamos alternado con entrada a locales de música en directo, mucho Blues, cervezas, volví a entrar en “trance” me era muy difícil procesar todas las emociones.
Nosotros no estuvimos pues no hay tiempo para todo, pero para los mitómanos que quieran comprobar la evolución de la música pueden acercarse a Stax Records, Sun Studios, lugar donde empezó el Rey de Rock & Roll Elvis Presley. este famoso estudio fue también la plataforma de lanzamiento para grandes músicos como Elvis Presley, Johnny Cash y Jerry Lee Lewis, la foto en la puerta de la discográfica Sun Records.
No podíamos irnos de Memphis sin hacer un pequeño tributo a Elvis,aunque naciera en Tupelo a 155 Km, quizás por lo que más se conozca a Memphis sea por ser la ciudad de Elvis.Nos levantarnos pronto y nos fuimos a desayunar al restaurante Arcade, el más antiguo de Memphis (data de 1919, dirección 540 South Main Street) y donde Elvis iba a menudo a desayunar, plato típico, los tomates verdes fritos, en este restaurante vimos algunas de las escenas más genuinamente americanas del viaje, en una mesa tres americanos inmensos con sus correspondientes sombreros dando buena cuenta de un potente desayuno, en una especie de reservado tres inmensos policías (negros) recostados en sus sillas disfrutando de su desayuno, tanto me insistió Silvia con que quería una taza de café de las que ponían en el desayuno, que me acerque a una de las camareras y con mi peculiar inglés le expliqué que quería regalarle a mi wife una taza, “a present” ante el asombro mío y de mis compañeros de viaje la chica cogió una taza limpia y me la dio y simplemente me dijo “a present”.

Para terminar nuestro recorrido al mundo Elvis en Memphis continuamos 14 Km hasta llegar a Graceland, el hogar de Elvis Presley, ahora todo un templo museo para los numerosos seguidores y amantes del Rey del Rock, cada año, el 16 de agosto y durante la Elvis Week, cerca de 100.000 personas encienden velas por la noche y se dirigen hacía aquí, en total silencio y solo con la compañía de su música.
Con solo veinte años (al inicio de su popularidad) compró en 1957 esta mansión donde vivió hasta su muerte en 1977,la segunda casa más visitada de Estados Unidos tras la Casa Blanca abren a las 9:00,la entrada más barata para entrar en el museo 40 dólares, nos acercamos a la puerta miramos por las rejas hicimos ademan de entrar pero un guardia nos dijo que nada de fotos, dimos una pequeña vuelta, cruzamos al otro lado de la carretera para ver los dos aviones de diseño personalizados, que fueron utilizados por “el Rey”, el Lisa Marie” y el “Hound Dog II“.Podría seguir escribiendo,sobre este viaje que me trae tan buenos recuerdos,pero dejo para el siguiente post,las dos etapas que faltan,Memphis-Vicksburg-Nueva Orleans.

No puede estar más igualado el mentiroso este año, siete partidas siete ganadores, esperemos que el próximo jueves gane el hermano candelario.

 

Ruta 66 de camino a The Blues Highway

Publicado: enero 27, 2019 en Viajes

Tenía ganas de empezar a escribir sobre mi viaje de este verano, un viaje especial, pues ha reunido junto a mi pasión por viajar dos de mis grandes aficiones, la música y la fotografía.
Para cualquier persona con estas pasiones, este es un Road Trip que recomiendo, un viaje a las raíces, al pasado, a la historia de la música y por supuesto a la América más profunda, de los que te dejan huella, al final estos viajes se amortizan, tres viajes en uno solemos decir Silvia y yo, “El antes”, los preparativos, leer mucho y recopilación de mucha información, precios, experiencias, hoteles…” El durante” la confirmación del antes, que en muchos casos y especialmente en este superan las expectativas, estados de trance y experiencias difíciles de explicar,” El después” quizás el más largo, en algunos casos puede durar toda una vida, referencias constantes al viaje, comentar las  anécdotas, en mi caso la elaboración del correspondiente Foto libro, que a pesar de las innumerables fotos, es imposible mostrar la realidad de lo vivido, para esto tiene uno que hacer el viaje.
Ha sido este un viaje con grandes números, seis estados, Illinois; Missouri; Kentucky; Tennessee; Mississippi; Louisiana, cuatro grandes ciudades, New York, Chicago, San Luis, New Orleans, dos etapas de la emblemática Ruta 66: Chicago-Springfield y Springfield-Saint Louis y la Ruta 61 (el principal motivo de nuestro viaje) conocida popularmente como The Blues Highway  2400 Km en coche, con finales de etapa en Nashville, Memphis, Vicksburg, New Orleans. 2385 fotos con la Canon 7D mas las de la compacta Powershot G7X de Silvia y por supuesto las de los móviles para ir informando durante el viaje y con todo este material, los correspondientes foto libros. Con esta pequeña carta de presentación, empiezo la narración de este inolvidable viaje.
Después de unos días en New York ,para que la conocieran Lourdes y Miguel, nuestros compañeros de viaje,(por cierto nuestra ciudad fetiche) volamos a Chicago, lugar de partida de nuestro Road trip. Un Hyundai Santa Fe que habíamos contratado en Rentalcars por medio de una recomendación de otro gran viajero, Paquito (el hijo del Tío Paco) nos acompañó durante todo el viaje.
Este post narra las dos etapas que hicimos de la Ruta 66 y que mejor manera de empezar que con una foto debajo del cartel  Route 66 BEGUIN, se encuentra en muy cerca de Mileniun Park más o menos a la altura del Museo de Arte Moderno..

Nuestra primera etapa de 325 Km tenía como destino Springfield, una etapa llena de iconos de la mítica Ruta 66, nuestra primera parada, Joliet ,aquí empezamos a respirar por primera vez el genuino ambiente de la ruta, entrar en un típico “Diner” y pedir un café, que nos iría rellenando una camarera hispana mientras repasábamos nuestras notas de viaje,siguiendolas,nos adentramos en la ciudad para ver su Rialto Theater (1926),un impresionante teatro de diseño Europeo.

Siguiendo la ruta en Wilmington al pie de la carretera nos encontramos con el famoso Gemini Giant, más adelante veriamos alguno más, en Atlanta el Tall Paul,estos gigantes creados como reclamos publicitarios están repartidos a lo largo de la carretera.
  +
En  Braidwood, réplicas de Elvis,Betty Boop,The Blues Brothers,Superman.
 
Otros iconos de la ruta son las gasolineras,las hay lógicamente por todo el camino y merece la pena parar aunque ni siquiera necesites repostar solo para comprobar si son como las de las películas,no hay dos iguales y que suelen estar regentadas por personas de lo más peculiar, en Dwight y Odell nos encontramos dos históricas,la Ambler Becker Texaco y la Standar Oil CO abierta en 1932,hoy auténticos museos.

 
Seguimos disfrutando de pueblos pequeños hasta llegar a Pontiac, otra de las paradas previstas, típica ciudad americana donde los más destacado es su museo de motivos de la ruta, ubicado en un antiguo parque de bomberos, sus murales, a quien les guste, hay veinticinco grandes murales que representan diversos acontecimientos relacionados con la ciudad y con la Ruta 66, aquí nos hicimos la típica foto que sacan miles de turistas.
.

Tomamos la histórica carretera de la ruta 66 paralela a la Interestatal 55 atravesando una de las regiones americanas más vinculadas a la agricultura, extensiones casi infinitas de maizales y soja, hasta llegar a Springfield,” La ciudad de Lincoln”, estatuas y memoriales de Lincoln y su impresionante capitolio.
De los cincuenta estados que componen Estados Unidos, treinta y cinco tienen una ciudad que recibe el nombre de Springfield, la de Los Simpson se dice está en Oregón.
  
A pesar de ser la capital del Estado de Illinois, no sé si porque ya llegamos a media tarde  y era domingo , pero nos encontramos con una ciudad semidesierta, no muy lejos del capitolio, estuvimos parados un buen rato por el paso de un tren kilométrico de mercancías y pasajeros,
vimos una escena que habíamos visto en innumerables películas, un revisor ayudando a un pasajero con un taburete para que bajara del vagón.

Al día siguiente nos levantamos temprano dimos un paseo por la ciudad, Park Central Square (Plaza Central Square), donde dicen que tuvo lugar el duelo a muerte entre Wild Bill Hickock y Davis Tutt en 1865,la Tumba de Lincon, y por supuesto el impresionante  Capitolio de Springfield.

Segunda etapa de 150 Km tenía como destino Saint Luis ,nuestra primera parada fue  en un local recomendado en todas las guías,desayunar en el JungleJim’sCafe un  clásico,las raciones son súper grandes,las camareras son muy agradables y el sitio está completamente decorado con motivos de la ruta: fotos, banderas…
  
Habíamos quedado a comer con Juan Ignacio y Michelle los primos de Silvia que viven en Sant Louis, por lo que tuvimos que dejar de ver algunos de los sitios planificados para el este día,así que nos dirigimos hacia uno de los  lugares más emblemáticos de la Ruta 66, ,un antiguo puente , ahora peatonal que comunica Illinois con Missouri, el Chain of Rocks. a unos 25 Km aproximadamente de Sant Luis, sin embargo, después de estar un buen rato dando vueltas intentando entender dónde quería llevarnos el GPS, desistimos muy a nuestro pesar y nos fuimos directamente  a Sant Louis, una de las sorpresas del viaje, quedamos con nuestros anfitriones a comer en Forest Park, el parque más grande de San Luis, donde nos comentaron  que solían asistir a muchos conciertos y actos culturales.
Tengo que reconocer que recorrer la ciudad con Juan Ignacio y Michelle ,le dio un valor añadido a nuestra visita, paseamos por  Central West End, un barrio al noreste del Forest Park, con calles llenas de cafés, restaurantes, (cenamos en un curioso mexicano), la elaborada arquitectura sus mansiones y sus tiendas , le daban cierto aire Europeo a la ciudad, no en vano tuvo una gran influencia francesa y en otra época ,española.
Sin salir de este barrio, pasamos por su famoso club de Ajedrez, fundado en 2007,
  
En el mismo barrio La  Catedral, una iglesia católica todo un hito en la ciudad de San Luis,  nos perdimos su interior, de estilo bizantino con una de las colecciones de arte en mosaico más grandes del mundo, cerraban a las cinco.

Tanto nos habló Juan Ignacio de ella que pongo una foto del interior de la basílica,catedral sacada de la red,para que os podáis hacer una idea de lo espectacular de su interior

Después de cenar,Juan Ignacio, nos tenía preparada una sorpresa, disfrutar de un impresionante espectáculo de luz y sonido en el Jardín Botánico , abierto en 1859,entre otras curiosidades, una cúpula geodésica que alberga una impresionante selva tropical, y el Jardín Japonés, uno de los más grandes de su clase en EE.UU. en la fachada de  la casa de campo de Shaw de estilo Victoriana. había una proyección de imágenes del mismo estilo a la que vimos el año pasado en Ruan (Francia).

Pero lo que más me impactó fue el  Gateway Arch, símbolo de la ciudad, un colosal arco ,una estructura de hormigón forrada de acero inoxidable de 200m de altura, que no pudimos ver en toda su magnitud, pues tuvimos una mañana lluviosa, que nos impidió disfrutar de sus espectaculares vistas, (la entrada cuesta 10 dólares) es de los monumentos más altos construidos en Estados Unidos. Debido a lo estrecho que es, tienes que subir en una mini cápsula con 5 asientos, no aptos para personas con problemas de claustrofóbia.
  
Finalmente cogimos nuestro  coche para dirigirnos a Nashville primera etapa de la  The Blues Highway pero eso lo contaré en el próximo post.
El “Mentiroso” no podría haber empezado de manera mas igualada

Dado el tiempo que ha pasado de mi viaje a las Repúblicas Bálticas,verano 2017 y teniendo pendiente todavía el de este año,The Highway 61(Ruta del Blues),no tenía previsto continuar con esta trilogía, pero María mi sobrina y Luis,su pareja, quieren ir este verano a las Repúblicas Bálticas,así que aprovechando estas pequeñas vacaciones, la termino ,creo que Tallin se lo merece, una ciudad de cuento.
Dejamos Riga (Letonia) y nos dirigimos al norte para llegar a Tallin  (Estonia), una bonita y bien conservada ciudad, donde se percibe un esmerado interés en realzar su aspecto medieval en todos los rincones de su casco antiguo, no es de extrañar que la Unesco la declarara Patrimonio de la Humanidad, por lo visto, con toda seguridad “La joya de la Corona” de los Países Bálticos.
Un montón de callejuelas de adoquines, casas de comerciantes, monumentos arquitectónicos, iglesias, torres, tejados de dos aguas anaranjados… y para rematar, una muralla que rodea buena parte del casco histórico.entre los siglos XIII y XVI, todo ello le da cierto aire típico del Medievo.

Dos de sus torreones más emblemáticos corresponden a la Puerta Viru (siglo IX). paso y salida a los viajeros por el flanco más oriental de la ciudad, que debido a la ubicación de nuestro hotel fue el que utilizamos para adentrarnos en la ciudad medieval.

Una vez atraviesas esta puerta es como si también atravesases una puerta del tiempo que te traslada a la Edad Media. La Puerta Viru se expande prácticamente hasta el Edificio del Ayuntamiento, una calle más abierta que las otras del casco viejo es la calle Viru, con gran cantidad de cafés, restaurantes y tiendas de souvenirs  a ambos lados.  
La Plaza del Ayuntamiento (Raekoja plats ),es un lugar muy animado, acoge de forma regular un mercado de artesanías, souvenirs y productos locales, y con frecuencia se realizan conciertos o grandes eventos.
El ayuntamiento, es uno de los pocos edificios civiles de estilo gótico que se conserva en el Norte de Europa, sobre el edificio se levanta una torre octogonal de 61 metros que parece un minarete islámico.

En otra esquina de la plaza, en el número 11, está  La Farmacia considerada junto a la de Dubrovnik las más antiguas de Europa  (Raeapteek hoone) fundada en 1422 y que permaneció como tal hasta 1996. En su interior se exponen algunos tarros y utensilios de la época relacionados con la farmacia. Contigua a la farmacia hay una tienda de antigüedades con numerosas curiosidades relacionadas con su pasado soviético.

En los soportales del ayuntamiento se encuentra una curiosa taberna, donde se sirve comida medieval con camareros con trajes de época, sin luz eléctrica, la comida la sirven en pucheros y se come con cucharas de madera, la taberna se llama Draakon, no es cara y vale la pena.

Pero la más famosa está nada más salir de la plaza la Olde Hansa, que también dispone de una pequeña tienda a la entrada, eso si mas turístico y más caro que el  Draakon.

Segundo día en Tallin, cielo encapotado y lluvia, algo que iba a ser una constante (aunque intermitente) durante toda nuestra estancia allí, que al final acabaría con el apelativo de “Mordor” cuando  hablábamos de ella,
queríamos callejear por Kalamaja, un antiguo barrio caracterizado por sus casas de madera de colores, conocidas con el nombre de Casas de Tallin,la gran mayoría de estas casas fueron construidas antes de la Segunda Guerra Mundial para los obreros que trabajaban en las fábricas de esta zona,al final solo lo pudimos verlo  desde el autobús, pues de nuevo se puso a llover en “Mordor”.
Después de este recorrido por el exterior de las murallas, empezamos nuestro recorrido por la ciudad antigua, dividida en 2 partes: la ciudad alta (donde vivían los nobles, llamada Toompea) y la ciudad baja (donde vivía el “pueblo” Vanalinn),en la parte alta de la colina de Toompea,  hay dos miradores desde donde se puede  disfrutar de una buenas panorámicas, el Mirador Patkuli que tiene las mejores vistas de las murallas que rodean la ciudad baja,en otro extremo está Mirador Kohtu perfecto para disfrutar de unas vistas fantásticas de toda la ciudad antigua y sus tejados.

En esta parte de la ciudad está la Catedral Ortodoxa de Alexander Nevski, construida en 1900,situada junto a la plaza del Castillo de Toompea, sede del Parlamento de Estonia.A todo esto, íbamos alternando los paraguas con algún rayo de sol.

 
Por una pequeña pendiente bajamos por las calles “PikkJalg” o de la “Pierna Larga” Lühike JALG “Pierna corta”. (La calle “Pierna Larga” comunica la Ciudad Baja y Alta)

Yendo a parar a la iglesia del Espíritu Santo, el edificio del siglo XIII es de estilo gótico y bate algunos récords como el de poseer la torre más antigua de Estonia (1433) y el reloj más antiguo de Tallin (1684).

en esta esquina esta  Maiasmokk , una institución en la ciudad, el café más antiguo, abierto en 1864. Vende chocolates Kalev (muy buenos por cierto), también unas figuras de mazapán de colores obra de KülliMihkla, y decimos obra porque es una de las pintoras de mazapán más famosas del mundo.

La calle Pikk (larga) es quizás donde abundan el mayor número de edificios curiosos y cargados de historia,  los más conocidos son los edificios llamados   Las Tres Hermanas ( Pikk 71) , en Riga hay unas casas similares pero la versión masculina Los Tres Hermanos (ver post anterior). También podemos encontrar muchos edificios que fueron la sede de lo numerosos gremios de artesanos y comerciantes que controláron gran parte del poder de la ciudad.

Seguimos por la calle Pikk hasta encontrarnos con la otra puerta de la ciudad (La puerta del Mar),para dar con  la Torre de Margarita la Gorda , cuyo nombre tiene mucho que ver con sus formas desproporcionadas,convertida actualmente en un Museo Marítimo,es posible recorrer las murallas y torreones de la ciudad,muchas de las torres igual que ésta se han convertido en museos.


No pudimos disfrutar de las impresionantes vistas desde lo alto de la torre de 124m de La Iglesia de San Olaf, solo pudimos entrar para protegernos de una repentina tormenta. En la Edad Media fue el edificio más alto del mundo con 159 m. desde la base de la torre hasta la punta, y sigue siendo un símbolo de la ciudad, se pude llegar por la calle Pikk, antes de la Puerta del Mar.

He dejado para el final dos de los rincones más encantadores , el Pasaje de Santa Catalina, si Tallin es Medievo puro, el pasaje de Santa Catalina (en estonio Katariina käik) es directamente su máquina del tiempo,este callejón , que une las calles Vene y Müürivahe , es una bonita y pequeña calle donde aún hoy en día encontramos los antiguos talleres de artesanía, donde  se utilizan métodos tradicionales para confeccionar tejidos, cerámicas, joyas.

Aquí también podemos ver restos de un antiguo convento dominico.

Casi al lado del pasaje de Santa Catalina, en la calle Vene, se encuentra el otro rincón al que me refiero, El Patio de los Maestros, hay que prestar atención porque es fácil saltarse la entrada, un patio evocador con unos cuantos talleres de artesanos, joyeros, galerías… y un acogedor café donde hicimos una parada para contemplar el espectáculo.
  

Termino el año recopilando todas las fotos con las que nos deleita el hermano iluminador todas las semanas con los ganadores de la partida de los jueves de “El Mentiroso”,The winner is Wilow ,The Baker Brother.