Delta Blues,de Memphis a Vicksburg

Publicado: junio 2, 2019 en Viajes

Ha pasado casi un año de nuestro viaje por la Ruta 61,The Blues Highway, me quedé estancado a falta de dos etapas y ha sido Adrián un compañero de trabajo que está pensando en hacer parte de esta ruta, el que me ha animado a terminar el relato de esta gran aventura.
Quinta Etapa Memphis -Vicksburg
Quizás una de las mejores etapas, en ésta nos adentramos en el Delta Blues, carretera  que recorre todo el delta del Mississippi, entre la I-66 y la I-55,dónde se vive lo más auténtico, dónde se respira blues por todas partes y además con pocos turistas.
Desde Memphis la autovía es una recta larguísima, llana y sin ningún interés,a ambos lados, extensos campos de maíz y soja, enormes cosechadoras, gigantes silos,muchas granjas y grandes construcciones metálicas para el riego automático.

Con este paisaje, una mezcla de aburrido e impactante,donde en su día los negros estuvieron trabajando en los campos de algodón,fue donde nació el blues,el Delta del Mississipi.
Había mucho que ver en esta etapa, una lluvia intermitente nos acompañó durante los primeros 100 Km. los que separan  Memphis de nuestra primera parada, Túnica,punto de partida de la Mississipi Blues Trail

Una zona económicamente deprimida conocida como “Sugar Ditch Alley“, ahora es una ciudad con numerosos casinos  que la han convertido en una atracción turística, no tiene nada que ver con las Vegas,los casinos están a las afueras de la ciudad,vienen de todo el Sur para visitarlos y de paso oír Blues en vivo.A lo largo de toda la ruta te vas encontrando unos carteles de color azul ” Highway 61 Blues”repartidos por sitios históricos informan de hechos notables relacionados con el Blues en todo el estado de Mississipi. (Aunque ahora se pueden encontrar en otros estados,siempre relacionados con el Blues). Túnica tiene  dos sitios emblemáticos :El Getaway to the Blues y el Túnica RiverPark.

Continuamos por la 61  y a unos 60 Km está Clarksdale, dónde se encuentra el famoso cruce de caminos(CROSSROADS ) entre la 61 y la 49, posiblemente el más famoso de la historia de la música. Cuenta la leyenda que aquí el músico Robert Johnson vendió su alma al diablo a cambio de ser el mejor bluesman. Nos llevamos una pequeña decepción con el cruce,ahora es un cruce normal de carreteras,en el cual han puesto un pequeño monumento formado por dos guitarras, cada una señalando las dos carreteras, la I-61 y I-49 que se cruzan aquí, aunque queda medio escondido entre tanto tráfico.

En Clarksdale, el Blues es sagrado, aquí nos encontramos con alguno de los locales más auténticos de la ruta, El Ground Zero Blues Club, del que es copropietario Morgan Freeman, que vive en la ciudad.

Tiene un aspecto decrépito, con butacas en la puerta que parecen sacadas del Rastro, puedo asegurar que si no lo supieseis no se os ocurriría entrar.

El club tiene restaurante, un pequeño hotel y música en directo de miércoles a sábado,nosotros fuimos por la mañana y las actuaciones eran por la tarde noche, pero no nos impidió tomarnos un par de cervezas escuchando un poco de música.


Justo enfrente, otro local de música al que seguro que no se os ocurriría  entrar (estaba cerrado) el  Delta Blues Haley cafe.

Cerca de allí, se encuentra otro emblemático club el considerado  club de blues más antiguo del mundo el Red’sJoint, también conocido como La Veine Music Center, abre los viernes y sábados noche, solo pudimos hacer la foto de rigor, el aspecto exterior, para nada te invita a entrar.

Como en todas las ciudades de la ruta, museos, en este caso el Delta Blues Museum, quizás el mejor museo de historia del blues, una de las curiosidades del museo es la pequeña cabaña donde creció el músico Muddy Waters.

Después de 80Km, llegamos a Indianola, una ciudad típicamente sureña, con casas de madera con porches y con una población eminentemente de color,un pueblo surgido junto a una plantación en Nitta Yuma, donde B.B. King tocaba de joven cuando acudía a la ciudad desde la cabaña en la plantación donde vivían sus padres,ciudad donde también nacieron grandes del Blues como, Albert King, Arthur Duncan  y  Charley Patton considerado el Rey del Delta Blues.

Dada la hora que era buscamos un sitio para comer, encontramos el Betty´s Place, un local regentado por todo un personaje muy risueño y que cantaba blues con los clientes.

           
Pero nuestro principal interés era visitar el Museo BB King y Centro de Interpretación del Delta ,dedicado al Rey del blues, inaugurado en septiembre de 2008.

Muchos nombres de las calles de esta ciudad,tienen nombres relacionados con el Blues, BB King Road, St. Lucille (el nombre de su guitarra).

Nos dirigimos por la 49W hacia el Delta National Forest, para coger la 61,un trayecto con muchos iconos del campo americano, extensas plantaciones,silos, depósitos de agua etc…

Después de un largo día recorriendo el corazón del blues llegamos finalmente  a Vicksburg, conocida principalmente por su protagonismo en la guerra civil americana, durante más de cinco décadas de los años 1800 fue el centro de una aristocracia cuya riqueza se basaba en el algodón y la madera, barrios repletos de inmensas casas señoriales, muchas iglesias históricas y grandes casas del siglo XIX, dimos una vuelta por la ciudad, nos acercamos a la orilla del Mississipi y terminamos cenando en un recargado bar  unos tomates verdes fritos.

Dejo para el siguiente post  el final de la Ruta 61,cuando el Mississipi se ensancha y recorre los últimos meandros antes de desembocar en el Atlántico y llegar a la ciudad de Nueva Orleans, otro de los iconos de este viaje, donde el sonido del jazz, el vudú y  las casas de colores con balcones metálicos…
El jueves sale a la fresca, después de algunos  sin cena por  la coincidencia con partidos de fútbol del Valencia, volvemos a la normalidad, Brugal incluido. Actualizo estadística.

Tercera etapa Saint Louis-Nashville, pero en realidad la primera del principal motivo de nuestro viaje, la Ruta 61 conocida popularmente como The Blues Highway, etapa larga, de 495 Km. con cambio de estado incluido,circulando por varias interestatales, primero la I64, luego la I57 hasta coger finalmente la I24 que nos llevaría a  Nashville. Empezamos en Missouri y terminamos Tennessee, la cuna de la música country, si hay una ciudad en la que se siente el auténtico espíritu de esa música , esa es Nashville, repleta de locales de música en vivo y tiendas de botas al más puro estilo americano. Es más, Nashville da nombre a uno de los estilos más populares de la música country “sonido Nashville” y que se asemeja al pop de los 60.Cuando confeccionamos el trayecto al ser una etapa larga, estuvimos buscando algún sitio para comer a mitad de camino, siempre a la sombra de la “Blues Highway”,decidiéndonos finalmente por  Paducah, una ciudad a 280 Km de Saint Louis, en el estado de Kentucky, donde comimos con anécdota incluida (picadura a Lourdes).
Continuamos hacia Nashville, un recorrido por la América profunda, no había iconos que ver o pueblos con encanto como en las etapas de la ruta 66, era un trayecto por el corazón rural y agrícola , donde todo  se convierte en música a través del country, después de dejar nuestras cosas en el hotel (Best Western Downtown Music Row),nos adentramos en la ciudad, de unos 700.000 habitantes, también llamada ciudad de la música” con más de 120 locales de música en vivo, donde lo más importante se encuentra en el centro, cuando empezamos  a andar, lo primero que nos llamó la atención fue un edificio que sobresalía por encima de todos y de una forma muy peculiar el AT&T Buildig, conocido popularmente como el Edificio Batman.
Seguimos dirección Broadway Street, epicentro de la movida, en cuanto pusimos un pie en la calle nos quedamos sin palabras ¡¡que ambientazo!! fue el primer sitio donde realmente empecé sentir que había empezado la Blues Highway, una frase que pronuncié al entrar, nos acompaño durante todo el viaje ” Estoy en trance”.

Esta calle junto a la segunda Avenida es donde más locales te puedes encontrar, llamados honkytonk, un tipo de bar con acompañamiento musical típicos de esta zona de USA.Algunos muy famosos,como   Robert’s Western World, The Stage, Bourbon Street Blues,
 
Sin embargo, el honky tonk por excelencia, el auténtico y genuino, es el Ryman Auditorium en la 5th Avenue. Aquí,los bares están en funcionamiento desde primeras horas de la mañana, para los que somos amantes de la música, es un auténtico paraíso, grupos tocando desde muy temprano,esta calle también es el paraíso de las compras, tiendas de instrumentos, botas y sombreros, Ernest Tubb Records, abierta desde 1947, es la tienda de discos más famosa de Nashville en el 417 de Broadway.
Pero cuando realmente la ciudad se encuentra en su punto de ebullición es al caer el sol,cientos de locales y por supuesto miles de turistas como nosotros, casi todos con sus gorros y sus botas de cowboy correspondientes, atestan esta calle llena de vida,
Entramos en unos cuantos, uno de los más carismáticos,el Legend’s Corner, un local con mucho ambiente y con una decoración muy peculiar.
Otro local recomendado, el Wildhorse Soon un famoso e inmenso local lleno de “vaqueros” bailando al mas puro estilo del Oeste americano a ritmo de la música, todo un espectáculo, numerosos Karaokes donde típicos americanos con sombreros vaqueros.
Ya era de noche y seguíamos entrando en locales, todos ya con grupos tocando, imposible tomar cervezas en todos ellos, pero si hacer fotos para ayudarnos a recordar siempre este primer día de una aventura maravillosa “TheBlues Highway” avanzaba la noche y “no salía de mi trance”.
Camino al hotel,tomamos la última cerveza en uno de los innumerables “honkytonk” diciendole adios a esta asombrosa ciudad.
Cuarta etapa Nashville-Memphis de 337 Km. nos desviamos un poco, tomando la I65 para a una hora de camino llegar a Ethridge, donde se encuentra una de las pocas comunidades Amish de Tennessee, aproximadamente unas 250 familias de agricultores de los llamados Swartzentruber ,no tienen electricidad, teléfonos, ordenadores móviles, coches.
  
Empezamos a ver alguna señal de tráfico de precaución “circulación de buggis” ,adelantamos a algunos pequeños cochecitos negros tirados por un caballo conducidos por unos hombres con barba y un sobrero de paja y una camisa azul,que giraban rápidamente la cara cuando veían que querías hacerles una foto.Sus creencias religiosas, no les permiten ser fotografiadas o tener espejos,(creen que esa imagen les robaría su alma y no podrían subir al cielo).Entramos en una tienda de productos de segunda mano al lado de un centro de interpretación, donde entre otras cosas ofrecían excursiones en buggi.

Decidimos explorar por nuestra cuenta, adentrándonos por las caminos secundarios , nos cruzamos con numerosos buggis y Amish trabajando la tierra, llegamos a un mercado de productos cultivados por ellos, una especie de mercado de abastos donde había gente del pueblo comprando algún que otro producto.Aunque  no es recomendable pararte en las granjas a hacerles fotos, (¡Les molesta mucho!), circulamos despacio y pudimos disfrutar de algunas escenas cotidianas de este particular gente.Después de varias vueltas por los campos salimos tomamos la carretera 64 hasta coger la Interestatal 40,habíamos dejado la tierra del country y nos estábamos dirigiendo a los orígenes del Blues,Memphis, en el extremo suroccidental del estado de Tennessee y a la orilla del río Mississippi, la ciudad donde nacieron artistas como Aretha Franklin o Justin Timberlake y comenzaron sus carreras leyendas como Johnny Cash, Tina Turner, Jerry Lee Lewis, B. B. King y Elvis, con todo esto, no es de extrañar que esta, fuese la ciudad que hizo crecer al blues, que desarrolló el Soul y que vio nacer el rock and roll.
Llegamos a media tarde y buscamos el hotel, que a la postre resultó ser una especie de motel no muy alejado del centro. Dejamos las cosas y nos dirigimos al corazón de la ciudad Beale Street, el alma de Memphis.

Con sus casi tres kilómetros de longitud, se extiende desde el río Mississippi hasta East Streets donde se agolpan los clubs y restaurantes más representativos de la ciudad, los ordeno por orden de numeración, el Blues City Café en el 138 ,para oír buen Blues y tomarse una buena el King´s Palace Café,considerado una de las cunas del blues,en la misma calle en el numero 143 el mítico B.B.King Blues Club el bar de Jerry Lee Lewis en él 310, fundado por el mismo músico o él Coyote Ugly (el de la película) en él 326,hay unos 120 locales donde se puede disfrutar de música en vivo los 365 días del año, desde las 10 de la mañana hasta altas horas de madrugada.
Imaginaros mis emociones, si lo primero con lo que me encuentro antes de entrar en Beale Street es una avenida con el nombre B.B.King Blvd.Una vez en Beale Street, nos encontramos con una calle llena de locales y carteles luminosos, con cierto aire decadente y no con mucha gente, es verdad que a partir de los años 70 entró en una decadencia que que en cierta forma aun se nota,coincidimos con una impresionante concentración de motos,todo un espectáculo.A medida que pasaban las horas la calle se fué llenando,llegando a su momento más álgido bien adentrada la noche, coincidimos con una concentración de motos grandes, americanas la mayoría (pocas japonesas) decoradas e iluminadas, con sus equipos de música, todo un espectáculo, íbamos alternado con entrada a locales de música en directo, mucho Blues, cervezas, volví a entrar en “trance” me era muy difícil procesar todas las emociones.
Nosotros no estuvimos pues no hay tiempo para todo, pero para los mitómanos que quieran comprobar la evolución de la música pueden acercarse a Stax Records, Sun Studios, lugar donde empezó el Rey de Rock & Roll Elvis Presley. este famoso estudio fue también la plataforma de lanzamiento para grandes músicos como Elvis Presley, Johnny Cash y Jerry Lee Lewis, la foto en la puerta de la discográfica Sun Records.
No podíamos irnos de Memphis sin hacer un pequeño tributo a Elvis,aunque naciera en Tupelo a 155 Km, quizás por lo que más se conozca a Memphis sea por ser la ciudad de Elvis.Nos levantarnos pronto y nos fuimos a desayunar al restaurante Arcade, el más antiguo de Memphis (data de 1919, dirección 540 South Main Street) y donde Elvis iba a menudo a desayunar, plato típico, los tomates verdes fritos, en este restaurante vimos algunas de las escenas más genuinamente americanas del viaje, en una mesa tres americanos inmensos con sus correspondientes sombreros dando buena cuenta de un potente desayuno, en una especie de reservado tres inmensos policías (negros) recostados en sus sillas disfrutando de su desayuno, tanto me insistió Silvia con que quería una taza de café de las que ponían en el desayuno, que me acerque a una de las camareras y con mi peculiar inglés le expliqué que quería regalarle a mi wife una taza, “a present” ante el asombro mío y de mis compañeros de viaje la chica cogió una taza limpia y me la dio y simplemente me dijo “a present”.

Para terminar nuestro recorrido al mundo Elvis en Memphis continuamos 14 Km hasta llegar a Graceland, el hogar de Elvis Presley, ahora todo un templo museo para los numerosos seguidores y amantes del Rey del Rock, cada año, el 16 de agosto y durante la Elvis Week, cerca de 100.000 personas encienden velas por la noche y se dirigen hacía aquí, en total silencio y solo con la compañía de su música.
Con solo veinte años (al inicio de su popularidad) compró en 1957 esta mansión donde vivió hasta su muerte en 1977,la segunda casa más visitada de Estados Unidos tras la Casa Blanca abren a las 9:00,la entrada más barata para entrar en el museo 40 dólares, nos acercamos a la puerta miramos por las rejas hicimos ademan de entrar pero un guardia nos dijo que nada de fotos, dimos una pequeña vuelta, cruzamos al otro lado de la carretera para ver los dos aviones de diseño personalizados, que fueron utilizados por “el Rey”, el Lisa Marie” y el “Hound Dog II“.Podría seguir escribiendo,sobre este viaje que me trae tan buenos recuerdos,pero dejo para el siguiente post,las dos etapas que faltan,Memphis-Vicksburg-Nueva Orleans.

No puede estar más igualado el mentiroso este año, siete partidas siete ganadores, esperemos que el próximo jueves gane el hermano candelario.

 

Ruta 66 de camino a The Blues Highway

Publicado: enero 27, 2019 en Viajes

Tenía ganas de empezar a escribir sobre mi viaje de este verano, un viaje especial, pues ha reunido junto a mi pasión por viajar dos de mis grandes aficiones, la música y la fotografía.
Para cualquier persona con estas pasiones, este es un Road Trip que recomiendo, un viaje a las raíces, al pasado, a la historia de la música y por supuesto a la América más profunda, de los que te dejan huella, al final estos viajes se amortizan, tres viajes en uno solemos decir Silvia y yo, “El antes”, los preparativos, leer mucho y recopilación de mucha información, precios, experiencias, hoteles…” El durante” la confirmación del antes, que en muchos casos y especialmente en este superan las expectativas, estados de trance y experiencias difíciles de explicar,” El después” quizás el más largo, en algunos casos puede durar toda una vida, referencias constantes al viaje, comentar las  anécdotas, en mi caso la elaboración del correspondiente Foto libro, que a pesar de las innumerables fotos, es imposible mostrar la realidad de lo vivido, para esto tiene uno que hacer el viaje.
Ha sido este un viaje con grandes números, seis estados, Illinois; Missouri; Kentucky; Tennessee; Mississippi; Louisiana, cuatro grandes ciudades, New York, Chicago, San Luis, New Orleans, dos etapas de la emblemática Ruta 66: Chicago-Springfield y Springfield-Saint Louis y la Ruta 61 (el principal motivo de nuestro viaje) conocida popularmente como The Blues Highway  2400 Km en coche, con finales de etapa en Nashville, Memphis, Vicksburg, New Orleans. 2385 fotos con la Canon 7D mas las de la compacta Powershot G7X de Silvia y por supuesto las de los móviles para ir informando durante el viaje y con todo este material, los correspondientes foto libros. Con esta pequeña carta de presentación, empiezo la narración de este inolvidable viaje.
Después de unos días en New York ,para que la conocieran Lourdes y Miguel, nuestros compañeros de viaje,(por cierto nuestra ciudad fetiche) volamos a Chicago, lugar de partida de nuestro Road trip. Un Hyundai Santa Fe que habíamos contratado en Rentalcars por medio de una recomendación de otro gran viajero, Paquito (el hijo del Tío Paco) nos acompañó durante todo el viaje.
Este post narra las dos etapas que hicimos de la Ruta 66 y que mejor manera de empezar que con una foto debajo del cartel  Route 66 BEGUIN, se encuentra en muy cerca de Mileniun Park más o menos a la altura del Museo de Arte Moderno..

Nuestra primera etapa de 325 Km tenía como destino Springfield, una etapa llena de iconos de la mítica Ruta 66, nuestra primera parada, Joliet ,aquí empezamos a respirar por primera vez el genuino ambiente de la ruta, entrar en un típico “Diner” y pedir un café, que nos iría rellenando una camarera hispana mientras repasábamos nuestras notas de viaje,siguiendolas,nos adentramos en la ciudad para ver su Rialto Theater (1926),un impresionante teatro de diseño Europeo.

Siguiendo la ruta en Wilmington al pie de la carretera nos encontramos con el famoso Gemini Giant, más adelante veriamos alguno más, en Atlanta el Tall Paul,estos gigantes creados como reclamos publicitarios están repartidos a lo largo de la carretera.
  +
En  Braidwood, réplicas de Elvis,Betty Boop,The Blues Brothers,Superman.
 
Otros iconos de la ruta son las gasolineras,las hay lógicamente por todo el camino y merece la pena parar aunque ni siquiera necesites repostar solo para comprobar si son como las de las películas,no hay dos iguales y que suelen estar regentadas por personas de lo más peculiar, en Dwight y Odell nos encontramos dos históricas,la Ambler Becker Texaco y la Standar Oil CO abierta en 1932,hoy auténticos museos.

 
Seguimos disfrutando de pueblos pequeños hasta llegar a Pontiac, otra de las paradas previstas, típica ciudad americana donde los más destacado es su museo de motivos de la ruta, ubicado en un antiguo parque de bomberos, sus murales, a quien les guste, hay veinticinco grandes murales que representan diversos acontecimientos relacionados con la ciudad y con la Ruta 66, aquí nos hicimos la típica foto que sacan miles de turistas.
.

Tomamos la histórica carretera de la ruta 66 paralela a la Interestatal 55 atravesando una de las regiones americanas más vinculadas a la agricultura, extensiones casi infinitas de maizales y soja, hasta llegar a Springfield,” La ciudad de Lincoln”, estatuas y memoriales de Lincoln y su impresionante capitolio.
De los cincuenta estados que componen Estados Unidos, treinta y cinco tienen una ciudad que recibe el nombre de Springfield, la de Los Simpson se dice está en Oregón.
  
A pesar de ser la capital del Estado de Illinois, no sé si porque ya llegamos a media tarde  y era domingo , pero nos encontramos con una ciudad semidesierta, no muy lejos del capitolio, estuvimos parados un buen rato por el paso de un tren kilométrico de mercancías y pasajeros,
vimos una escena que habíamos visto en innumerables películas, un revisor ayudando a un pasajero con un taburete para que bajara del vagón.

Al día siguiente nos levantamos temprano dimos un paseo por la ciudad, Park Central Square (Plaza Central Square), donde dicen que tuvo lugar el duelo a muerte entre Wild Bill Hickock y Davis Tutt en 1865,la Tumba de Lincon, y por supuesto el impresionante  Capitolio de Springfield.

Segunda etapa de 150 Km tenía como destino Saint Luis ,nuestra primera parada fue  en un local recomendado en todas las guías,desayunar en el JungleJim’sCafe un  clásico,las raciones son súper grandes,las camareras son muy agradables y el sitio está completamente decorado con motivos de la ruta: fotos, banderas…
  
Habíamos quedado a comer con Juan Ignacio y Michelle los primos de Silvia que viven en Sant Louis, por lo que tuvimos que dejar de ver algunos de los sitios planificados para el este día,así que nos dirigimos hacia uno de los  lugares más emblemáticos de la Ruta 66, ,un antiguo puente , ahora peatonal que comunica Illinois con Missouri, el Chain of Rocks. a unos 25 Km aproximadamente de Sant Luis, sin embargo, después de estar un buen rato dando vueltas intentando entender dónde quería llevarnos el GPS, desistimos muy a nuestro pesar y nos fuimos directamente  a Sant Louis, una de las sorpresas del viaje, quedamos con nuestros anfitriones a comer en Forest Park, el parque más grande de San Luis, donde nos comentaron  que solían asistir a muchos conciertos y actos culturales.
Tengo que reconocer que recorrer la ciudad con Juan Ignacio y Michelle ,le dio un valor añadido a nuestra visita, paseamos por  Central West End, un barrio al noreste del Forest Park, con calles llenas de cafés, restaurantes, (cenamos en un curioso mexicano), la elaborada arquitectura sus mansiones y sus tiendas , le daban cierto aire Europeo a la ciudad, no en vano tuvo una gran influencia francesa y en otra época ,española.
Sin salir de este barrio, pasamos por su famoso club de Ajedrez, fundado en 2007,
  
En el mismo barrio La  Catedral, una iglesia católica todo un hito en la ciudad de San Luis,  nos perdimos su interior, de estilo bizantino con una de las colecciones de arte en mosaico más grandes del mundo, cerraban a las cinco.

Tanto nos habló Juan Ignacio de ella que pongo una foto del interior de la basílica,catedral sacada de la red,para que os podáis hacer una idea de lo espectacular de su interior

Después de cenar,Juan Ignacio, nos tenía preparada una sorpresa, disfrutar de un impresionante espectáculo de luz y sonido en el Jardín Botánico , abierto en 1859,entre otras curiosidades, una cúpula geodésica que alberga una impresionante selva tropical, y el Jardín Japonés, uno de los más grandes de su clase en EE.UU. en la fachada de  la casa de campo de Shaw de estilo Victoriana. había una proyección de imágenes del mismo estilo a la que vimos el año pasado en Ruan (Francia).

Pero lo que más me impactó fue el  Gateway Arch, símbolo de la ciudad, un colosal arco ,una estructura de hormigón forrada de acero inoxidable de 200m de altura, que no pudimos ver en toda su magnitud, pues tuvimos una mañana lluviosa, que nos impidió disfrutar de sus espectaculares vistas, (la entrada cuesta 10 dólares) es de los monumentos más altos construidos en Estados Unidos. Debido a lo estrecho que es, tienes que subir en una mini cápsula con 5 asientos, no aptos para personas con problemas de claustrofóbia.
  
Finalmente cogimos nuestro  coche para dirigirnos a Nashville primera etapa de la  The Blues Highway pero eso lo contaré en el próximo post.
El “Mentiroso” no podría haber empezado de manera mas igualada

Dado el tiempo que ha pasado de mi viaje a las Repúblicas Bálticas,verano 2017 y teniendo pendiente todavía el de este año,The Highway 61(Ruta del Blues),no tenía previsto continuar con esta trilogía, pero María mi sobrina y Luis,su pareja, quieren ir este verano a las Repúblicas Bálticas,así que aprovechando estas pequeñas vacaciones, la termino ,creo que Tallin se lo merece, una ciudad de cuento.
Dejamos Riga (Letonia) y nos dirigimos al norte para llegar a Tallin  (Estonia), una bonita y bien conservada ciudad, donde se percibe un esmerado interés en realzar su aspecto medieval en todos los rincones de su casco antiguo, no es de extrañar que la Unesco la declarara Patrimonio de la Humanidad, por lo visto, con toda seguridad “La joya de la Corona” de los Países Bálticos.
Un montón de callejuelas de adoquines, casas de comerciantes, monumentos arquitectónicos, iglesias, torres, tejados de dos aguas anaranjados… y para rematar, una muralla que rodea buena parte del casco histórico.entre los siglos XIII y XVI, todo ello le da cierto aire típico del Medievo.

Dos de sus torreones más emblemáticos corresponden a la Puerta Viru (siglo IX). paso y salida a los viajeros por el flanco más oriental de la ciudad, que debido a la ubicación de nuestro hotel fue el que utilizamos para adentrarnos en la ciudad medieval.

Una vez atraviesas esta puerta es como si también atravesases una puerta del tiempo que te traslada a la Edad Media. La Puerta Viru se expande prácticamente hasta el Edificio del Ayuntamiento, una calle más abierta que las otras del casco viejo es la calle Viru, con gran cantidad de cafés, restaurantes y tiendas de souvenirs  a ambos lados.  
La Plaza del Ayuntamiento (Raekoja plats ),es un lugar muy animado, acoge de forma regular un mercado de artesanías, souvenirs y productos locales, y con frecuencia se realizan conciertos o grandes eventos.
El ayuntamiento, es uno de los pocos edificios civiles de estilo gótico que se conserva en el Norte de Europa, sobre el edificio se levanta una torre octogonal de 61 metros que parece un minarete islámico.

En otra esquina de la plaza, en el número 11, está  La Farmacia considerada junto a la de Dubrovnik las más antiguas de Europa  (Raeapteek hoone) fundada en 1422 y que permaneció como tal hasta 1996. En su interior se exponen algunos tarros y utensilios de la época relacionados con la farmacia. Contigua a la farmacia hay una tienda de antigüedades con numerosas curiosidades relacionadas con su pasado soviético.

En los soportales del ayuntamiento se encuentra una curiosa taberna, donde se sirve comida medieval con camareros con trajes de época, sin luz eléctrica, la comida la sirven en pucheros y se come con cucharas de madera, la taberna se llama Draakon, no es cara y vale la pena.

Pero la más famosa está nada más salir de la plaza la Olde Hansa, que también dispone de una pequeña tienda a la entrada, eso si mas turístico y más caro que el  Draakon.

Segundo día en Tallin, cielo encapotado y lluvia, algo que iba a ser una constante (aunque intermitente) durante toda nuestra estancia allí, que al final acabaría con el apelativo de “Mordor” cuando  hablábamos de ella,
queríamos callejear por Kalamaja, un antiguo barrio caracterizado por sus casas de madera de colores, conocidas con el nombre de Casas de Tallin,la gran mayoría de estas casas fueron construidas antes de la Segunda Guerra Mundial para los obreros que trabajaban en las fábricas de esta zona,al final solo lo pudimos verlo  desde el autobús, pues de nuevo se puso a llover en “Mordor”.
Después de este recorrido por el exterior de las murallas, empezamos nuestro recorrido por la ciudad antigua, dividida en 2 partes: la ciudad alta (donde vivían los nobles, llamada Toompea) y la ciudad baja (donde vivía el “pueblo” Vanalinn),en la parte alta de la colina de Toompea,  hay dos miradores desde donde se puede  disfrutar de una buenas panorámicas, el Mirador Patkuli que tiene las mejores vistas de las murallas que rodean la ciudad baja,en otro extremo está Mirador Kohtu perfecto para disfrutar de unas vistas fantásticas de toda la ciudad antigua y sus tejados.

En esta parte de la ciudad está la Catedral Ortodoxa de Alexander Nevski, construida en 1900,situada junto a la plaza del Castillo de Toompea, sede del Parlamento de Estonia.A todo esto, íbamos alternando los paraguas con algún rayo de sol.

 
Por una pequeña pendiente bajamos por las calles “PikkJalg” o de la “Pierna Larga” Lühike JALG “Pierna corta”. (La calle “Pierna Larga” comunica la Ciudad Baja y Alta)

Yendo a parar a la iglesia del Espíritu Santo, el edificio del siglo XIII es de estilo gótico y bate algunos récords como el de poseer la torre más antigua de Estonia (1433) y el reloj más antiguo de Tallin (1684).

en esta esquina esta  Maiasmokk , una institución en la ciudad, el café más antiguo, abierto en 1864. Vende chocolates Kalev (muy buenos por cierto), también unas figuras de mazapán de colores obra de KülliMihkla, y decimos obra porque es una de las pintoras de mazapán más famosas del mundo.

La calle Pikk (larga) es quizás donde abundan el mayor número de edificios curiosos y cargados de historia,  los más conocidos son los edificios llamados   Las Tres Hermanas ( Pikk 71) , en Riga hay unas casas similares pero la versión masculina Los Tres Hermanos (ver post anterior). También podemos encontrar muchos edificios que fueron la sede de lo numerosos gremios de artesanos y comerciantes que controláron gran parte del poder de la ciudad.

Seguimos por la calle Pikk hasta encontrarnos con la otra puerta de la ciudad (La puerta del Mar),para dar con  la Torre de Margarita la Gorda , cuyo nombre tiene mucho que ver con sus formas desproporcionadas,convertida actualmente en un Museo Marítimo,es posible recorrer las murallas y torreones de la ciudad,muchas de las torres igual que ésta se han convertido en museos.


No pudimos disfrutar de las impresionantes vistas desde lo alto de la torre de 124m de La Iglesia de San Olaf, solo pudimos entrar para protegernos de una repentina tormenta. En la Edad Media fue el edificio más alto del mundo con 159 m. desde la base de la torre hasta la punta, y sigue siendo un símbolo de la ciudad, se pude llegar por la calle Pikk, antes de la Puerta del Mar.

He dejado para el final dos de los rincones más encantadores , el Pasaje de Santa Catalina, si Tallin es Medievo puro, el pasaje de Santa Catalina (en estonio Katariina käik) es directamente su máquina del tiempo,este callejón , que une las calles Vene y Müürivahe , es una bonita y pequeña calle donde aún hoy en día encontramos los antiguos talleres de artesanía, donde  se utilizan métodos tradicionales para confeccionar tejidos, cerámicas, joyas.

Aquí también podemos ver restos de un antiguo convento dominico.

Casi al lado del pasaje de Santa Catalina, en la calle Vene, se encuentra el otro rincón al que me refiero, El Patio de los Maestros, hay que prestar atención porque es fácil saltarse la entrada, un patio evocador con unos cuantos talleres de artesanos, joyeros, galerías… y un acogedor café donde hicimos una parada para contemplar el espectáculo.
  

Termino el año recopilando todas las fotos con las que nos deleita el hermano iluminador todas las semanas con los ganadores de la partida de los jueves de “El Mentiroso”,The winner is Wilow ,The Baker Brother.

Retomo el blog después de prácticamente un año de inactividad,para contar mi experiencia de mi viaje a USA de este año,repasando el blog,he visto que tenía este post pendiente de publicar por algún motivo que ahora no recuerdo,pero lo he echado un vistazo y me he decidido a publicarlo 
Después de ver la colina de las Cruces, nos dirigimos a Riga nuestro siguiente destino del viaje y nuestra segunda capital Báltica, a unos 50 km ya nos encontrábamos en Letonia, hoy el trayecto no era muy largo ,125Kms, así que  de camino, nos desviamos un poco y paramos en el Palacio de Rundāle,” Rundāles pils “todo un clásico del turismo en Letonia, una pequeña gran joya del arte barroco y rococó.

Después de ponernos unos vistosos protectores para el calzado lo recorrimos atendiendo las indicaciones de Justine, pero que no pudimos acabar de ver sus jardines, pues no pillo una fuerte tormenta, eso sí, nuestros vaqueros acabaron bastante “perjudicados”.
  
Riga, nos recibió con lluvia, otra ciudad cuyo casco histórico también fue declarado patrimonio de la Humanidad en 1997,considerada en su momento como la Paris del norte, con más de un millón de habitantes y que nada más llegar sí que nos dio la impresión de estar en una gran capital, cuando paró de llover, empezamos con nuestra habitual caminata, dirección Radisson Blue  nos encontramos a Rosa y Joan que junto a Miguel Ángel y Juan Carlos serian nuestros compañeros durante gran parte del viaje,después de parar la lluvia había quedado una luz muy buena para hacer fotos así que nos dirigimos a la parte antigua de la ciudad, un laberinto de calles adoquinadas, torres con grandes agujas e impresionantes plazas y música, mucha música en todas sus plazas, encontramos al final los tres hermanos,paramos cerca de la plaza Livu y cenamos los cuatro juntos.


Al día siguiente,nos levantamos pronto y de igual manera que hacen los turistas cuando llegan a Valencia,nosotros nos dirigimos al Mercado Central de Riga,  construido en 1930 reutilizando los antiguos hangares para zepelines usados por el ejército alemán durante la I Guerra Mundial.
  
Los cinco viejos hangares son ahora cinco enormes pabellones, cada uno especializado en la venta de diferentes tipos de productos
  
Siempre mirando de reojo hacia arriba, vigilando  las nubes que nos acompañaban durante toda la caminata, nos dirigimos hacia una  de las curiosidades más llamativas y que teníamos especial interés en ver en esta ciudad, sus edificios de estilo art noveau (modernistas), nada menos que unos 750 edificios modernistas repartidos en su mayoría por el centro de la ciudad (Centrs).Resulta curioso, que siendo Riga una ciudad ampliamente castigada durante la segunda guerra mundial posea la mejor y más completa muestra de art noveau  de toda Europa.


Pudimos callejear e ir encontrando algunos de los innumerables iconos que tiene esta ciudad, llegamos a uno de los edificios más representativos de Riga el antiguo gremio de comerciantes solteros, el conocido como Cabezas Negras situado en la plaza del Ayuntamiento.

a la izquierda del ayuntamiento otro edificio interesante, la Casa de los Gatos (Kaķu māja) un edificio  de color amarillo de estilo art nou veau,una construcción muy popular por sus dos estatuas de gatos, edificada por Friedrich Scheffel (1903).

Muy cerca de allí se encuentra la iglesia de San Pedro. Se  reconoce  por su construcción en ladrillo rojo, su imponente campanario y su curioso reloj de una sola aguja que simplemente marca las horas,de una mezcla de estilos, románico, gótico temprano, barroco, y características del arte Nouveau ,se considera la iglesia medieval más grande en Letonia y los estados bálticos para mí lo más llamativo de esta iglesia fue su claustro.
En los alrededores de la iglesia de San Pedro,  encontramos un monumento “Los musicos de Bremen” denominado, en letón, Brēmenes muzikanti–, que representa la manera como se muestran tradicionalmente estos cuatro animales, Es un regalo de la ciudad de Bremen a Riga al ser dos ciudades hermanadas,. Aquí se piensa que si se frota el hocico del burro y se pide un deseo, éste se cumplirá pero lo que algunos no saben es que los letones tienen el siguiente dicho: “tres es bueno, pero cuatro son mejor
     

Por la tarde nos fuimos a Jurmala (playa en Letón), a unos 25 Km de Riga, una de las pocas excursiones que hicimos durante el viaje, versión báltica de la Costa Azul francesa, el camino  a la playa está repleto de construcciones de madera a modo de chalets , se nota que es una zona de veraneo para gente adinerada, refugio veraniego de rusos con alto poder adquisitivo, se pueden ver bastantes coches de alta gama mezclados con turistas locales ansiosos de disfrutar de una playa de 33 Km de fina arena y respaldada por un frondoso bosque, no en vano es uno de los balnearios más grandes del país.
Según nos contó Justina, el báltico es un mar con una salinidad muy baja del 30% siendo prácticamente dulce, Silvia pudo comprobarlo cuando se mojo los pies y la probó un poco.


Después de la excursión por Jurmala, aún tuvimos tiempo de dar un paseo en baca por el Río Daugava y seguir callejeando por esta bonita ciudad, altamente recomendable fue una de las sorpresas del viaje.

Callejear por el casco viejo de Riga ha sido todo un placer, una pena la lluvia, que nos impididiera disfrutar en algunos momentos de sus calles empedradas, sus casas de madera de estilo medieval, sus fachadas del siglo XVIII y por supuesto su colección de edificios Art Nouveau.

Aprovecho este fin de semana para retomar una de las actividades que más me satisfacen y que me ayudan a oxigenar el día a día, que  a veces está demasiado hipotecado con mi mundo laboral.
A pesar de no haber escrito hace tiempo, solo un pequeño post sobre la hermandad en febrero y si a crónicas de viajes me refiero, prácticamente un año, la última, una escapada al Arena de Verona en Julio del año pasado, muchos son los que me recuerdan que no publico hace tiempo ,esta mañana me he metido en la página del administrador del Blog y cuál ha sido mi sorpresa, al comprobar en la estadística de seguimiento, que el número de visitas se mantiene y algunos días, especialmente  los siguientes  a los que publico, aumenta un poco, por este motivo y por lo comentado al inicio he decidido ponerme a escribir.
Retomo un post que tenía empezado de mi viaje del año pasado a las Repúblicas Bálticas y que una vez allí, lo prolongamos a Helsinki y Estocolmo, dos viajes en uno, empecé a escribirlo  allá por el mes de Agosto a la vuelta , lo tenía guardado, pendiente de terminar .
La idea inicial era hacer un post de las tres capitales, pero me quedé estancado en la primera , dado lo mal que estoy de tiempo me he decidido a  ir publicándolo poco a poco.
Estonia, Letonia y Lituania, tres pequeños países vecinos situados en el extremo oriental del Mar Báltico y con historias paralelas ligadas hasta no hace tanto a la antigua URSS.
Esta serie de posts se va ha centrar en sus capitales. Vinius  la ciudad de las iglesias, Riga y su art nouveau  y Tallin con su impresionante  casco medieval.
Aunque nuestro  destino inicial era Vinius, al estar su aeropuerto en obras, Kaunas, fue nuestro primer contacto, con esas tierras, aeropuerto LowCost  made in IKEA, una carpa y una cinta “manual” movida por un grupo de unos ocho jóvenes que ayudaban a mover las maletas a golpe de “riñones”.

Por situarnos, Vilnius,ciudad situada a orillas del rio Neris y a unos 30 Km de Bielorrusia,  ciudad bastante turística y “europeizada”, pero aún pueden verse muchas huellas de su etapa comunista.
A medida que nos fuimos adentrando en la ciudad, nos iba gustando más, tiene bien ganado el nombramiento por la UNESCO de nombrar el casco antiguo de Vinius “ Patrimonio de la Humanidad”, Arquitectónicamente es un casco muy variado y completo, ofrece obras del Gótico, Renacimiento, Barroco, Clasicismo y Postmodernismo.  Está lleno de calles estrechas empedradas con patios interiores, en algunos casos bastante deteriorados pero con encanto, una ciudad que le hace falta una buena restauración,tiene un gran potencial.
Pudimos percibir en algunos comentarios (Juntina) lo orgullosos que estaban de su pasado, recordando con cierta nostalgia la época de esplendor de Lituania correspondiente al “Gran Ducado de Lituania “(1230-1569)
No te lo pierdas, comprendía a Lituania, Bielorrusia, Ucrania, Moldavia,  Transnitria,  incluyendo partes de Rusia y Polonia, siendo durante el siglo XV el país más grande de Europa.
Una buena manera de empezar a ver el casco antiguo de la ciudad (uno de los mas grandes de Europa) es acceder por La Puerta de la Aurora, uno de los antiguos accesos cuando se encontraba fortificada en el siglo XVI. Al final de una empedrada calle repleta de edificios e iglesias de diferentes estilos, la Iglesia de Sta. Teresa , con precioso interior barroco, la Iglesia ortodoxa del Espíritu Santo, con su llamativo retablo color verde, y la puerta basiliana, también barroca.

para llegar finalmente a uno de los puntos neurálgicos de la ciudad, la Plaza del antiguo Ayuntamiento, con una fachada neoclásica, aquí está la oficina de turismo, la Iglesia de San Nicolás,
bares con terrazas y como es ya normal en todas las ciudades un puestos de artesanía con muchos productos de ámbar,

continuamos bajando por la calle Pilies, una de las más antiguas de la ciudad, un lugar perfecto para sentarse a tomar una cerveza a la sombra de alguno de los edificios barrocos que hay en ella,
antes de llegar a la Plaza de la Catedral, donde hay dos lugares muy importantes para los lituanos ,el Palacio de los Grandes Duques de Ltuania y en la catedral, la Capilla de San Casimiro y San Vladislav, en un extremo de la plaza, separada de la catedral esta su campanario, construido a partir de una de las torres de defensa de la ciudad  una torre de diferentes estilos y que parece que este algo inclinada ,la Torre de la Campana, en la misma plaza también se encuentra la estatua de Gediminas, un personaje importante en la historia de Lituania, gobernante del Gran Ducado de Lituania, y que convirtió a Lituania en un gran imperio y fundó la ciudad.
en la misma plaza también se encuentra la estatua de Gediminas, un personaje importante en la historia de Lituania, gobernante del Gran Ducado de Lituania, y que convirtió a Lituania en un gran imperio y fundó la ciudad,desde la plaza podemos divisar sobre una colina la Torre de Gediminas, desde donde se ve toda la ciudad ,pero si no queréis pegaros la caminata, hay un funicular que en un corto viaje de menos de 1 minuto se salvan los casi 80 metros de altura.
Es increíble la cantidad de Iglesias que hay en esta ciudad, no voy a describir todas las que vimos mientras callejeábamos, por nombrar alguna mas de las que nos impresionaron, , la Iglesia de Santa Ana, la iglesia roja, una obra maestra arquitectónica del Gótico tardío que ha sobrevivido más de 500 años sin cambios en su estructura,
también vale la pena echar un vistazo  a la Universidad de Vilnius (fundada en 1579),me gusto la biblioteca con unos vistosos frescos en sus techos,
como estaba cerca, continuamos callejeando en busca del antiguo guetto  judío, entre los años 41 y 43 se exterminaron en esta ciudad más de 40.000 judíos.


No puedo dejar Vinius, si recomendar otros curioso sitio que esta a la otra parte del rio,

aun no siendo lo que fue en su momento aun podemos ver un cartel a la entrada del puente que nos dice que estamos en la República Independiente de Uzupis, en su momento fue ciertamente marginal, donde unos artistas tras la independencia de Lituania en 1991, tomaron posesión de la zona rehabilitando y fijando allí su residencia, “creando su propia constitución ,ejército y presidente”……

De camino a Riga,  (próximo post) a unos 200 Km aun en Lituania, está La Colina de las Cruces en Siauliai, un curioso lugar que al margen de lo religioso merece una parada, aunque solo sea para hacer alguna foto curiosa,un santuario para los católicos, que compran pequeñas cruces a la entrada para colocarlas en la colina.

Prácticamente desde febrero, sin actualizar la estadística del mentiroso, voy a intentar reproducir la situación actual,(datos tomados del grupo Whatsapp “El Mentiroso”), estando seguro que si me equivoco en la toma de algún dato, el secretario me ayudará a actualizarlo.
Empiezo por nombrar al ganador de este ultimo jueves, extraña partida, con espantada final del hermano Cantero que propicio la victoria final del hermano que  “Ilumina” todas nuestras partidas con sus ya clásicas y esperadas caricaturas.
    

La Cena de los sexagenarios

Publicado: febrero 11, 2018 en Amigos

Hacia aproximadamente siete meses que no publicaba un post y no por falta de ganas, empecé a escribir la crónica de mi viaje de este verano a las repúblicas bálticas mas una pequeña extensión a Estocolmo , pero por unos motivos u otros no he llegado a terminarlo, (lo terminaré más adelante ),pero este fin de semana me he decidido a escribir un pequeño post.
Después de los cumpleaños de este mes, ya  solo quedara el hermano lingüista por alcanzar la “sexageneidad”.
Quizás las cenas de los jueves (Valencia: Autógrafo año 1983) no estén en su mejores momentos, empiezan a notarse las ausencias, la mayoría de ellas debidas a los típicos problemas de salud que solemos padecer los sexagenarios, sin contar las relacionadas con las inclemencias climatológicas, viento, lluvia, frio.
¡ Hemos llegado a suspender una ! total porque jugaba el Valencia en Mestalla.
Bueno, tranquilos que como en todas las familias, hay épocas mejores y otras peores, pero al final siempre está ahí.
Me sigo viendo con todos, cenando  dentro de diez años en Autógrafo y diciéndole a Juan que por favor deje ya de ponernos el “rabo” que nuestra dentadura ya no es la que era, a pesar sus continuos arreglos, eso si no me cabe ninguna duda que seguirá con las alcachofas “flotantes” y con la perenne presencia del “pimentón” en todos sus platos.
Hay un hermano que ha conseguido crear un aliciente nuevo a nuestras cenas, ¡Qué hermano no suspira por una de sus caricaturas, esa foto con la hoja indicando el ganador de la partida y que pasada la media noche nos la envía! ,por eso la foto de este  post, es un pequeño homenaje a todas esas caricaturas, una pena que el  hermano lingüista y el padre prior no puedan todavía disponer de una.

Entre ausencias y alguna que otra impugnación,la estadística salvo error queda así