Archivos para julio 16, 2017

Escapada a Verona,Arena incluida

Publicado: julio 16, 2017 en Viajes

Hace tiempo que queríamos ir a la Opera, no somos unos entendidos y por eso buscábamos una ópera conocida, lo intentamos alguna vez en Teatro de la Opera de Valencia  (Palau de les Arts),pero nunca encontramos el momento ni la entrada, así que aprovechando el cumpleaños de Silvia y mío, pensé que sería una buena oportunidad irnos al Arena de Verona para ver una Opera. Lo comenté y los amigos de El Saler nos lo regalaron.
Nos pusimos manos a la obra y después de ver el programa, elegimos irnos a Verona el fin de semana del 30 e ir el sábado día 1 a ver Rigoletto.

Pocas veces una escapada ha sido tan bien aprovechada, en esta ocasión los horarios de los vuelos nos permitieron aprovechar al máximo los tres días.Vuelos con Ryanair: Ida 6:25 AM Vuelta:18:10.
Tuvimos tiempo de desayunar y dar una vuelta por Milán, ver la catedral, las galerías Víctor Manuel, la Scala y poco más, cogimos un incómodo tren regional para después de dos horas llegar a Porta Nuova la estación de Verona.
Situada al norte de Italia pertenece a la región de Veneto ,(una de las veinte regiones que conforman la República italiana), es una de las ciudades con más encanto que he visto de Italia, ciudad monumental  que después de Venecia puede que sea la más bonita del Veneto. Está rodeada de colinas y atrapada por un meandro del río Adige, al este del Lago de Garda.
Lo primero que hicimos fue dirigirnos al B&B, donde nos estaba esperando su propietaria, Viviana, una chica que se encargaba de todo, después de dejar las cosas y darnos una pequeña ducha empezamos nuestro recorrido por la ciudad.
El hotel estaba muy bien ubicado y pronto llegamos a la Piazza Bra, donde lo primero que nos llamó la atención fue la “Arena“, este majestuoso anfiteatro, es el tercero más grande del mundo que todavía sigue en pie desde la época romana. Fue construido en el año 30 d.C fuera de las murallas de la ciudad con la finalidad de celebrar combates y juegos y espectáculos romanos. A este recinto acudía gente de todas partes del país ya que era muy conocido en todo el imperio y podía albergar hasta 30000 espectadores, en la actualidad por temas de seguridad su aforo ha sido reducido a 15.000 personas.

Después de hacernos unas “birras” continuamos callejeando por esta ciudad atrapada en el tiempo, con un aire medieval, de estrechos callejones con suelo de adoquines y sus paredes de color naranja dándole un aire de cierta calidez, continuamos por la Vía Manzini, la famosa calle que une la Piazza Brà y la bulliciosa  Piazza Erbe con su antiguo mercado callejero.

Saliendo de la plaza a la derecha esta quizás su más famosa atracción, la archiconocida casa de Giulietta, conocida  por la relación literaria que se le atribuye a partir de la ficción de William Shakespeare que con su obra Romeo y Julieta puso telón al escenario que son las calles de Verona. La imaginaria casa y balcón de Julieta que hoy se visita, se ha convertido en  una de las atracciones turísticas, con numerosas tiendas dedicadas al “amor”, delantales, corazoncitos, candados, cojines, etc.. Una vez allí ,aguantamos poco tiempo,  una multitud de gente, alrededor de una estatua de “Julieta” intentando tocarle una teta, la derecha más concretamente (el tocamiento te da suerte o te ayuda a encontrar el amor de tu vida) y otros escribiendo en el “muro del amor” corazones con sus nombres, la supuesta  Casa de Giulietta, está situada en el número 23 de la Vía Cappello, en un antiguo palacio señorial de la época medieval.(De hecho el balcón se construyó en el siglo XX aprovechando el tirón  que tenían estos “enamorados” para de esta forma hacer más creíble y darle más romanticismo al frustrado amor de los susodichos).

  
No voy a poner todos los sitios que vimos y hay para ver, que son muchos, los encontrareis en cualquier guía, solo algunos de los que vimos de camino del río Adige, buscando la subida al castillo para disfrutar de unas esplendidas vistas de Verona.

 
La Catedral de Verona (Duomo de Verona) también conocida como Catedral de Santa María Matricolare, construida sobre la ruinas de dos iglesias , destruidas por un terremoto ,terminó su reconstrucción en 1187 , fecha en la que además fue consagrada. De estilo románico , ha sufrido más variaciones durante el paso de los años hasta su aspecto actual . Cerca en el mismo entorno están la Iglesia de San Zeno y la de Santa Anastasia todas ellas medievales.

 

Buscando un restaurante que nos había recomendado Viviana a orillas del río, llegamos al Puente de Piedra, de 95 metros es  uno de los 10 puentes que cruzan el río Adige y el único que se conserva de la época romana, Durante la Segunda Guerra Mundial fue bombardeado y parcialmente destruido aunque años más tarde, en 1959, se reconstruyó con los materiales recuperados del agua.

Una vez cruzado se debe tomar una callejuela estrecha que acaba por convertirse en las escaleras que conducen al  Castel San Pietro, que su principal atractivo es ser  con total seguridad el mejor mirador que podemos encontrar  de la ciudad, no sin antes  sufrir un poco , ascendiendo por las escaleras y pendientes que conducen a la cima. Una vez allí nos encontramos con un moderno bar y aprovechamos para otra cervecita.


De vuelta al hotel, preparamos unos bocadillos y nos dirigirnos al Arena, la Opera empezaba a las 21:30 pero nos habían comentado que debíamos estar antes si queríamos coger un sitio aceptable, nuestra entrada era en la “gradinata D” lo que aquí llamaríamos “gallinero D”.


Había sitio para todos, para la clase alta, luciendo sus mejores modelos y disfrutando de unos sitios privilegiados con canapés y cava entre acto y acto, eso sí previo pago de más de 250€,por otro lado estábamos el resto de mortales, que por 25€ pudimos disfrutar igualmente de este espectáculo único, pero eso sí sentados en un duros escalones de piedra que no nos impidieron disfrutar de las tres horas de espectáculo. Cosas como esta nunca se olvidan.

Partida de Mentiroso con pocos participantes,pero suficientes como para actualizar la estadistica